Reabierto el caso de la viguesa Déborah Fernández, hallada muerta en O Rosal en el 2002

La familia lo había requerido en repetidas ocasiones para evitar que el crimen prescriba

Familiares de Déborah Férnandez en un homenaje a la joven realizado el pasado abril
Familiares de Déborah Férnandez en un homenaje a la joven realizado el pasado abril

17 años después de la desaparición y muerte de la joven viguesa Déborah Fernández, y nueve después del sobreseimiento del caso, el juzgado de Instrucción número 2 de Tui ha acordado su reapertura para practicar nuevas actuaciones. Así lo ha dicho en un comunicado la familia de la joven, que a lo largo de los años había solicitado en varias ocasiones que no se diera carpetazo al asunto.

Según explican, el 7 de noviembre se dictó un auto de reapertura de las diligencias judiciales. Y el día 25 la jueza dictó otro auto aceptando la declaración en calidad de testigos de un total de siete personas. La declaración de seis de ellas está fijada para el día 9 de diciembre a partir de las nueve de la mañana. El séptimo testigo, convocado inicialmente para el 18 de diciembre, declarará finalmente el día 5.

Los familiares de Déborah destacan sus años de lucha para que el caso de la joven «no se olvidara». «Son muchas las personas que nos han ayudado y otras tantas las que nos han dado pistas que pudieran contribuir al esclarecimiento; todo ello ha sido puesto en conocimiento de la Policía Nacional, que por fin retomó la investigación», celebran.

Recuerdan además que desde el pasado mes de junio sus abogados han presentado diferentes escritos ante el Juzgado y ante la Policía para que se practiquen diferentes diligencias de prueba. A pesar de la reapertura del caso, el auto judicial denegó la práctica de varias pruebas propuestas por la familia.

«Sea cual sea el resultado de las declaraciones testificales y de la pericial acordada, no cesaremos en el empeño de descubrir qué persona o personas fueron los responsables de la desaparición, muerte y traslado de cuerpo de Déborah», subrayan los parientes de la joven, que en su comunicado muestran su deseo de «conocer la verdad», «sea cuál sea».

Desaparición en el 2002

Déborah Fernández-Cervera desapareció en el año 2002, después de salir a correr por la zona de Samil en Vigo. Su cuerpo fue encontrado desnudo una semana después en una cuneta en el ayuntamiento O Rosal, a unos 40 kilómetros de distancia. Tenía 22 años.

Su familia puso en marcha a principios de año una campaña en la plataforma 'Change.org' que ya ha recogido más de 232.000 firmas, en la que pedía que se reabriese el caso, archivado en el 2010.

La hermana de Déborah Fernández consigue declarar ante la Policía 17 años después de su extraña muerte

luis carlos llera

«El día antes de que desapareciese me reveló su situación y sus temores», relata Rosa

Fue la última persona con la que habló largo y tendido Deborah Fernández antes de su desaparición el 29 de abril del 2002. Sin embargo, hasta este pasado jueves Rosa Fernández Cervera no fue requerido por la Policía Nacional para que prestase declaración sobre los tristes hechos que culminaron con la aparición del cadáver en una cuneta de O Rosal, diez días después de que se la viese por última vez en la curva del matadero de Alcabre, cerca de Samil, sobre las 21.00 horas.

«El día antes, mi hermana me estuvo contando su situación y sus preocupaciones y temores», señala. Rosa estuvo declarando el jueves desde 9.00 hasta las 12.30 horas ante los agentes de la Udev, especialmente llegados de Madrid a Vigo para seguir investigando un caso que fue reabierto hace seis meses por la Policía y que sigue siendo un misterio. «Les conté muchas cosas», dice. Señala que retomar la investigación 17 años después resulta «complejo» porque el equipo que se ha hecho cargo de este suceso tiene otros casos entre manos. «Y han venido solo día y medio para tomarme declaración a mí y a otras personas», dice la hermana de la joven, que murió sin aparentes signos de violencia, aunque no se descarta que falleciese por asfixia. Rosa señala que quieren que se logre el esclarecimiento antes de que prescriba el caso: «Queremos que se solucione para que no vuelva a ocurrir otra cosa así». Lamenta que en un primer momento no fueron bien asesorados. «En su día en la Policía nos dijo que no necesitábamos abogado», señala. Y subraya: «He llegado a escuchar que los muertos no tienen derechos».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Reabierto el caso de la viguesa Déborah Fernández, hallada muerta en O Rosal en el 2002