Un muro de hielo en Fukushima

El Gobierno nipón toma las riendas para zanjar la crisis nuclear e inyecta 358 millones para la solución final, la mitad de fondos reservados