Un servicio precario que genera quejas desde hace diez años

En el 2005, la Xunta envió a los concellos de la Costa da Morte el expediente de reestructuración y segregación de las líneas que tenía Arriva y la mayor parte de los alcaldes reclamaron entonces que se mantuviera el servicio