El huracán despedaza la convención republicana

Como si de un golpe de justicia divina se tratase, la primera víctima de «Gustav» ha sido el presidente Bush, que ha cancelado su aparición en la gran fiesta republicana.