El Senado de EE. UU. aprueba una ley contra la discriminación genética

Tatiana López

SOCIEDAD

26 abr 2008 . Actualizado a las 02:00 h.

El Senado de EE.?UU. aprobó el pasado jueves una ley que prohíbe la discriminación genética en las empresas y en las aseguradoras médicas, una decisión que podría afectar a millones de trabajadores. La nueva norma, secundada por 95 votos a cero, pretende, entre otras cosas, evitar que los empleados puedan ser despedidos en virtud de su predisposición a la enfermedad. Aunque la ley todavía debe contar la próxima semana con el consenso de la Cámara de Representantes y ser rubricada posteriormente en el despacho de Bush, ambas partes han hecho público su apoyo a la iniciativa.

Considerado como uno de los pasos más importantes en la lucha por los derechos individuales, esta regulación exige que solo los pacientes y los médicos puedan tener acceso a las llamadas pruebas genéticas, cuyo objetivo es determinar las posibilidades que tiene una persona de desarrollar enfermedades como el cáncer o el alzhéimer.

La restricción pretende evitar que tanto las empresas como los seguros médicos puedan utilizar esta información para despedir, rebajar de categoría o aumentar la póliza de cualquier empleado. «La discriminación basada en la identidad genética de un individuo es tan inaceptable como la que está motivada por cuestiones raciales o religiosas», recalcó el senador demócrata Edward Kennedy, uno de los impulsores de la ley y presidente del Comité de Salud de la Cámara alta. En su opinión, esta «es la primera declaración de derechos civiles en este nuevo siglo de la ciencia de la vida».