El FBI en apuros tras los atentados de Boston

Tamerlan Tsarnaev no era un desconocido para las autoridades y al parecer había puntos claros que indicaban que el joven se había convertido en un islamista radical y tenía algo malo en mente