¿Qué camino seguir?

La falta de alternativas muestra hasta qué punto el presidente de Estados Unidos se ha puesto él mismo contra la espada y la pared