Cameron promete «dar caza» a los asesinos del cooperante decapitado

EE.UU. asegura que varios países árabes participarán en los ataques aéreos

La Voz

«Haremos todo lo que esté en nuestras manos para dar caza a esos asesinos y llevarlos ante la justicia, sin importar el tiempo que lleve». Afectado y cabizbajo, David Cameron hizo esa promesa ante la prensa reunida en Downing Street tras confirmar la ejecución del cooperante británico David Haines por los terroristas del Estado Islámico (EI). El primer ministro sostuvo que el Reino Unido debe trabajar con sus aliados para acabar con el grupo extremista. Pero no respondió a la pregunta de si la Royal Air Force participará en los ataques aéreos en Irak y Siria.

Cameron está obligado a reaccionar, pero se resiste a involucrar al país en una nueva guerra. La sombra de la invasión de Irak en tiempos de Tony Blair sigue siendo larga, y la amenaza que supone el regreso al país de los yihadistas británicos produce pavor. Con dos banderas de la Union Jack flanqueándole, el premier declaró: «No podemos dejar pasar esto de largo si queremos mantener seguro nuestro país. Tenemos que confrontar esta amenaza». Tras reunir al comité de emergencia Cobra, la estrategia británica parece no haber variado, pero la retórica de Cameron contra los yihadistas -los definió como «la encarnación del mal»- deja abierta la opción de unirse a los ataques aéreos estadounidenses.

Oferta de los países árabes

Los que parecen dispuestos a unirse a los bombardeos son los países árabes, al menos así lo aseguró ayer el jefe de la diplomacia de EE.UU., John Kerry. E incluso esos países habrían ofrecido tropas terrestres. Una oferta que contrasta con el escaso entusiasmo mostrado en días pasados, por lo que está por ver que deciden en París

La decapitación de David Haines es la tercera de un occidental en menos de un mes -tras los periodistas James Foley y Steven Sotloff- y ocurre un día antes de la conferencia internacional de hoy en París de más de treinta países que combatirán al grupo liderado por Abu Bakr al Bagdadí.

En la grabación de 2 minutos y 27 segundos el EI amenaza además con ejecutar a otro británico, Alan Henning. Tiene la misma factura que los anteriores. Primero aparecen imágenes de Cameron, y luego de Haines, arrodillado y vestido con el mono naranja que identificaba a los presos de Guantánamo. «Quiero decir que considero a David Cameron el responsable de mi ejecución», dice Haines. Después el verdugo dice que la alianza con EE.UU. solo llevará a Cameron «y a su gente» a «otra guerra sangrienta e imposible de ganar» como ya hizo antes Tony Blair. Se cree que el verdugo es Jihadi John un rapero de un barrio bien de Londres que se unió a la yihad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Cameron promete «dar caza» a los asesinos del cooperante decapitado