El Estado Islámico sometió a «waterboarding» a James Foley y otros tres secuestrados

Europa Press

INTERNACIONAL

La simulación de un ahogamiento a un detenido es una de las técnicas empleadas por la CIA para conseguir declaraciones de detenidos

29 ago 2014 . Actualizado a las 18:27 h.

Al menos cuatro de las cuatro personas retenidas en Siria por el grupo extremista suní Estado Islámico, entre ellas el periodista James Foley, fueron sometidos a «waterboarding», la simulación de un ahogamiento a un detenido, según fuentes citadas por el diario The Washington Post.

«Sabían perfectamente cómo se hacía», ha dicho una persona con conocimiento directo de lo que ocurrió a los secuestrados, quien ha detallado que estuvieron retenidos en la localidad siria de Raqqa, uno de los bastiones del grupo yihadista, anteriormente conocido como Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS).

Los milicianos islamistas utilizaron así una de las técnicas más empleadas por la CIA para conseguir declaraciones de personas detenidas sospechosas de terrorismo, que ha sido descrita por el presidente, Barack Obama, como un tipo de tortura.

Las víctimas del «waterboarding» son maniatadas a sillas o bancos mientras se derrama agua fría sobre sus cabezas, cubiertas por una tela, lo que crea una barrera que hace difícil o imposible respirar, según un informe del Departamento de Estado publicado en mayo de 2005.

Foley, que fue decapitado por el Estado Islámico, que publicó un vídeo sobre el asesinato, «fue sometido a muchos abusos físicos», según una segunda persona con conocimiento de la situación. La madre del periodista, Diane, ha dicho este jueves que no había sido informada previamente de que su hijo hubiera sido víctima del «waterboarding».

El periodista francés Didier Francois, que estuvo secuestrado junto a Foley, ha afirmado que el periodista estadounidense hizo frente a mayores torturas debido a que en su ordenador fueron encontradas fotografías de su hermano, que sirve en la Fuerza Aérea. Así, ha dicho que fue también sometido a ejecuciones falsas.

Por el momento el FBI y la CIA no se han pronunciado sobre estas informaciones, si bien un alto cargo estadounidense ha manifestado que «sugerir que hay una correlación entre el Estado Islámico y las acciones pasadas de Estados Unidos es algo ridículo que alimenta su perversa propaganda».

Jalid Sheik Mohamed, Abu Zubaida y Abd al Rahim al Nashiri, tres de los detenidos por la CIA fueron sometidos a esta técnica en las prisiones secretas de la CIA en el extranjero antes de ser trasladados a la Bahía de Guantánamo. En concreto, Mohamed sufrió esta tortura en 183 ocasiones, según la Oficina de Asesoría Legal del Departamento de Justicia.