Cadena perpetua a un yerno de Bin Laden por el 11-S

Es la mayor figura vinculada a Al Qaida juzgada en Estados Unidos desde los atentados

Recreación del juicio, con el yerno de Bin Laden a la derecha
Recreación del juicio, con el yerno de Bin Laden a la derecha

Un juez federal de Estados Unidos ha condenado a cadena perpetua a Suleiman abu Ghaith, un yerno de Osaba bin Laden que fue declarado culpable en marzo pasado de tres delitos de terrorismo relacionados con el 11-S, según confirmó un portavoz de la Fiscalía. Abu Ghaith, un imán kuwaití casado con una hija del fallecido dirigente de la red terrorista Al Qaida, fue condenado por el juez federal de Nueva York Lewis Kaplan por conspirar para asesinar estadounidenses y conspirar para facilitar apoyo material a un grupo terrorista.

El yerno de Bin Laden, extraditado a Estados Unidos el año pasado después de ser detenido en un vuelo entre Turquía y Jordania, es la mayor figura vinculada a Al Qaida juzgada en este país desde los atentados del 11 de septiembre del 2001. El hecho de que fuera juzgado en un tribunal federal y no en un juicio militar en la base naval de Guantánamo, en la isla de Cuba, fue interpretado como un cambio de política de la Casa Blanca respecto a cómo encarar los procesos contra responsables de Al Qaida.

El juicio tuvo su momento culminante cuando el propio Abu Ghaith subió al estrado de los testigos para prestar declaración, algo que tomó a todo el mundo por sorpresa, al ser muy poco habitual en juicios por terrorismo. En esa declaración, Abu Ghaith, reconoció que fue convocado en la noche del 11 de septiembre del 2001 a una cueva de las montañas de Afganistán, donde su suegro le preguntó su opinión sobre los atentados.

El acusado declaró que su respuesta fue que, si Estados Unidos demostraba que los atentados eran obra de Al Qaida, «no pararían» hasta lograr dos cosas: «matar a Bien Laden y derrocar el régimen talibán» en Afganistán. Abu Ghaith admitió que en las semanas siguientes participó en la grabación de varios vídeos, tanto con Bin Laden como con su «número dos», el egipcio Ayman al-Zawahiri (considerado el actual líder de Al Qaida).

En uno de esos vídeos, advirtió de que una «tormenta de aviones» caería sobre el suelo estadounidense, pero en su testimonio aseguró que esa participación en las grabaciones se limitó a decir lo que le dictaba su suegro. A preguntas de su abogado, Stanley Cohen, Abu Ghaith aseguró que no estaba al corriente de los planes de Al Qaida de cometer atentados terrorista y negó haber participado en la preparación de ataques contra Estados Unidos.

Además, aseguró que nunca se convirtió en un miembro de Al Qaida, aunque sí reconoció que, como imán, pronunciaba intervenciones de carácter religioso ante los combatientes islámicos que se formaban en campos de entrenamiento en Afganistán.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Cadena perpetua a un yerno de Bin Laden por el 11-S