Las claves del fin del mundo

La ya famosa profecía maya se originó a partir de una lectura errónea de un panel jeroglífico