El niño médico

Cristian, un pequeño de 10 años de Meicende, se viste cada tarde de médico para aplaudir a los sanitarios, convencido de que con la bata puesta el virus no entra en su casa