Flores para oler y comer

Su cultivo como producto para consumo comienza a irrumpir en las explotaciones dedicadas a surtir a la hostelería