pontevedra

Con arco y flechas, como los primeros cazadores, Jacobo Santoro y Marina Oliveira, vecinos del municipio de Soutomaior y cazadores federados, colaboran con los agricultores del entorno pontevedrés a la hora de frenar los destrozos causados por los jabalíes en huertas de zona pobladas. En las aldeas no está permitido el uso de la escopeta para abatir a los animales que arrasan los cultivos y el arco es la modalidad de caza más adecuada para hacer frente al cerdo salvaje. Es el caso en la finca que ilustra este reportaje, en el lugar de Silvoso, en Ponte Caldelas, donde los jabalíes no han dejado nada aprovechable. Los vecinos ya lo probaron todo para ahuyentar a los bichos. Sin éxito. Ahora su última esperanza para evitar la destrucción de más cultivos está en la destreza con el arco de Marina y Jacobo, que dicho sea de paso, tienen en su haber varios premios de competición en esta disciplina.

Marina se introdujo en el mundo de la caza con arco en el 2016, siguiendo el ejemplo de su compañero Jacobo, que empezó en el 2009. Le gusta porque le parece la «modalidad más práctica» y señala que no tiene los riesgos de una escopeta. Recuerda que es más difícil lesionarse. Ella ha participado en tres esperas nocturnas, aunque es consciente que, pese a tenerlo todo estudiado, el resultado depende de la suerte. En esas ocasiones de noche en vela, los jabalíes no le pasaron por delante.

¿Es aburrida una espera nocturna? «No, porque aunque no veas al jabalí, ves zorros, que de noche no se abaten, tejones, martas, garduñas, animales que a simple vista y de día no ves. Dormir no te duermes, escuchas un ruido y estás alerta. Cuatro horas en cada espera no te las quita nadie».

Jacobo explica que la caza con arco es el método más efectivo contra los jabalíes entre las casas de las aldeas o en las villas, donde no se pueden utilizar armas de fuego, porque en esos casos el empleo de perros tiene sus problemas. Los animales son impredecibles y, dado que las operaciones siempre se tienen que hacer de noche, que es cuando los cerdos salvajes bajan a los pueblos, se corre el riesgo de que perros y jabalíes se crucen con conductores, causando un accidente. «O arco é máis seguro porque ti non podes meter 20 cans no medio dun polígono co risco de que vaian contra un coche», recalca.

Cada operativo requiere de una preparación previa. Las esperas nocturnas se hacen por daños en las fincas y con el visto bueno de los técnicos de la Xunta, que comprueban el alcance de los destrozos en las huertas y certifican que se trata de jabalíes. Los propietarios afectados contactan con los cazadores y estos revisan la zona y ven los lugares de paso de los jabalíes. Así, escogen dónde situarse, siempre desde una posición alta, para que todo sea seguro. Además, se avisa a las autoridades del punto concreto, día y hora de la espera.

Jacobo precisa que es un método muy eficaz. Su captura más reciente fue un jabalí de unos 40 kilos en una finca de Ponte Caldelas. «Coa frecha non hai ruído, o animal soe caer no momento morto, non vai escapar á carreira. Os outros cheiran o sangue e cando se dan conta de que hai un morto van fuxir de alí, porque entenden que ese sitio é perigoso para eles».

Así se evitan más daños a los agricultores, que no se cansan de recordar a urbanitas y a ecologistas que ellos no plantan sus fincas para darle de comer a los jabalíes. En la mayoría de los casos son parcelas de autoconsumo.

Un servicio de control con arco de especies silvestres en Galicia

Jaime Villaverde, delegado de caza con arco de la Federación Galega de Caza, explica que la intención es dotar a toda Galicia de un servicio de control con arco de especies silvestres. Este programa funciona en Pontevedra, cuya federación provincial fue la impulsora del plan, provincia a la que en fechas próximas se sumarán las demás. Todos los componentes de este servicio tienen una instrucción teórica y práctica para esta función, están federados, cuentan con los permisos correspondientes y las esperas se hacen siguiendo las instrucciones de las Administraciones competentes

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
12 votos
Comentarios

El arco y las flechas se extienden para poner freno al jabalí en zonas pobladas y polígonos