La pandemia se deja sentir también en las ventas

Buena parte de estas elaboraciones se destina a la hostelería


Redacción / La Voz

«Somos adegas pequenas, cunha produción que se vende rápido, pero si que se está notando a incidencia do coronavirus». Así resume Pablo Fernández, de la IXP Betanzos lo que está sucediendo con las ventas de las empresas que trabajan en estas indicaciones de calidad. Y es que, en muchos casos, la hostelería es la principal destinataria de estos vinos. Aún así, también hay empresas que están funcionando muy bien en exportación y en el resto de España.

«É certo que a exportación funciona ben porque, cada vez máis, a xente quere coñecer novas variedades de uva e novas zonas», añade Fernández. Es por ello que sus producciones, a pesar de ser pequeñas, encuentran hueco en los mercados internacionales. «Nosotros nos estamos defendiendo muy bien gracias a la exportación y porque vendemos en otras zonas de España», asegura Crusat, de la IXP Barbanza-Iria. Asegura que, en los últimos tiempos, sus vinos «ganaron prestigio gracias a las guías enológicas, que los están reconociendo como vinos de calidad, y ahora estamos vendiendo más de lo normal», añade. Ya envían parte de su producción a Estados Unidos, Canadá, el Reino Unido, Irlanda, Alemania, Suecia y hasta Japón. Y todo ello en un momento en el que una bodega más ha decidido sumarse a esta IXP. «Estamos muy contentos», concluye.

Contentos con los resultados

Pero no solo en Barbanza-Iria están satisfechos con las ventas. En Val do Miño, «non estamos descontentos de todo», explica Jorge Pereira. Reconoce que «os mercados son moi complicados e máis para unha adega que está empezando coma a nosa e só vendemos en hostalería». Pero la realidad es que «o viño vai saíndo e cada vez para sitios novos». De hecho, acaban de mandar unas partidas para Polonia y hace un mes enviaron sus primeros productos a Shanghái. «Tamén estamos abrindo máis mercados en España. A cousa non é doada, pero pouco a pouco vaise conseguindo», añade.

Peor visión de la situación tienen en la IXP de O Morrazo. «Es un drama nacional. Al estar los restaurantes cerrados está todo muy parado y no tiran del producto», explica Guillermo Martínez. Y es que la hostelería es el principal cliente de muchas de estas bodegas, «es un escaparate grande», añade. «Ahora todo está saturado y parado y ¿cómo le damos la vuelta a esto?», se pregunta.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
0 votos
Comentarios

La pandemia se deja sentir también en las ventas