Christophe Dardonville: «Las bacterias más peligrosas están en los hospitales»

ENFERMEDADES

Dardonville es investigador en el CSIC.
Dardonville es investigador en el CSIC. CESAR QUIAN

El investigador del CSIC desarrolla nuevos fármacos quimioterápicos para luchar contra los parásitos que causan una larga lista de enfermedades

20 ago 2022 . Actualizado a las 11:35 h.

Christophe Dardonville es francés, pero tiene su vida en Madrid. Pocos saben más que él sobre cómo acabar con los parásitos que nos hacen las vida más complicada y, sobre todo, más corta. En Europa y en el resto del mundo. Trabaja como investigador principal del grupo de quimioterapia antiparasitaria del Instituto de Química Médica del CSIC, una especialidad a la que llegó tras realizar sus tesis sobre analgésicos. Una reconversión llamativa: de luchar contra algo tan abstracto como el dolor a plantarle cara a microorganismos que ve actuar bajo la lupa de un microscopio. Con su familia, pasa unos días en A Coruña, lejos de las enfermedades tropicales que habitualmente estudia y del calor, que va a más verano tras verano, de la capital. Es un buen pie, porque es difícil disociar su especialidad del clima.

—Empecemos por el principio, ¿qué consideramos que es una enfermedad tropical?

—Se les llamas así por una cuestión de latitud. Están las tropicales y las subtropicales, cuando ya nos alejamos del trópico. Si miras el globo terráqueo y ves los países afectados, puedes trazar una línea horizontal: desde Latinoamérica, llegas a África. Sigues moviéndote con el dedo y llegas a Asia, a la India. Una serie de países que te encuentras en esa línea. Si subes hacia el hemisferio norte, es cierto que puedes encontrar casos, pero ya no se trata de enfermedades endémicas.

El zika, la malaria, la enfermedad del sueño... Parecen estar muy relacionadas con los insectos todas ellas.

—El vector suele ser un insecto y el reservorio es el animal. El insecto, muchas veces, funciona como correa de transmisión entre uno y otro. En su ciclo de vida, necesita pasar de uno a otro. Es ahí donde consigue reproducirse.

—¿Cuánto influye el contexto socioeconómico en estas enfermedades? Hablamos de países pobres en su mayoría.

—El sur tiende a ser pobre. Es así. Pero eso no quita que si el Congo fuese un país rico no fuesen a existir estas enfermedades por su naturaleza tropical o subtropical. Ahora bien, probablemente tendrían más medios para intentar combatirlas y protegerse. ¿Cómo nos hemos desecho de la malaria en Europa? Básicamente, plantando árboles y deshaciéndonos de los cenagales. La malaria estaba en Europa en la edad media. Pensemos que el mosquito necesita agua para dejar sus huevos y es ahí donde se reproduce. En Europa se empezaron a secar todas las zonas de mosquitos. Se quita el agua y eliminamos la malaria. El mosquito de la malaria no es exclusivamente de África. Insisto, estaba en Europa. Hoy en día sí es una enfermedad puramente tropical, pero no siempre ha sido así. 

—Por lo que cuenta, el clima es un elemento clave para la existencia de este tipo de enfermedades. ¿El cambio climático hará que lleguen al hemisferio norte?