El paraíso de los chefs está en las Pitiusas

MARCO SORIANO DE TEJADA

SABE BIEN

ROTO

Son chiringuitos de playa divertidos y desenfadados, pero en todos ellos la cocina se la toman muy en serio. Repartidos entre las islas de Ibiza y Formentera, chefs con restaurantes de éxito en la península se acercan en la temporada de verano para hacer «su propio agosto» en estos pequeños paraísos, localizados en los mejores rincones con el Mediterráneo como telón de fondo

30 ago 2021 . Actualizado a las 10:24 h.

Recientemente escuchaba por la radio al director de cine Santiago Segura preguntar en tono jocoso que si quedaba algún instagramer en la península haciendo vida normal, pues a él le daba la impresión de que este año y por lo que están publicando, se habían ido todos a Ibiza y Formentera a comer felizmente langosta convirtiéndose en la envidia de las redes sociales. Y la verdad, no iba muy desencaminado, pues este par de islas conocidas como las Pitiusas arrasan este verano, y parece que nadie se quiere quedar sin ir a visitarlas.

A lo que fue una fiesta desenfrenada años atrás, no sabemos muy bien si ha sido por las restricciones impuestas o porque los participantes comienzan a peinar canas, le están ganando cada vez más terreno las reuniones casi podríamos decir que familiares, a pie de playa, en exclusivos espacios y con la alta cocina de por medio. Y es que si antes la fiesta non stop no se interrumpía ni para comer, ahora la comida es la propia fiesta.

 Los pies en la arena

La islas tratan de recuperar los años 70 y eso se deja notar en la decoración de estos espacios amplios, donde te puedes relajar sentado cómodamente con los pies en la arena, entre materiales naturales que se integran en el paisaje y se funden con las aguas. Propuestas de street food mexicana como las que nos ofrece el cocinero Dani García en Bibo Ibiza Bay, se mezclan con algunas un poco más urbanitas, como la del chef Víctor Martínez recién llegado del restaurante Pachá Ibiza, en Roto. La cocina marinera viene de la Mano de Rafa Zafra con Casa Jondal o Es Molí de Sal, uno de los espacios más emblemáticos de Formentera, en un antiguo molino de una salina, restaurado con oferta de comida típica de la isla y con servicio a embarcaciones.