El juicio del Alvia batirá todos los récords y citará a un mínimo de 400 personas, entre testigos y peritos

Pablo González
pablo gonzález REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

Foto de archivo de Cortabitarte rodeado por afectados por el siniestro de Angrois cuando acudía a declarar al juzgado
Foto de archivo de Cortabitarte rodeado por afectados por el siniestro de Angrois cuando acudía a declarar al juzgado

La mayoría son familiares de fallecidos y heridos en el accidente de Angrois. La nómina de comparecientes aumentará, pues las partes reclamarán la declaración de distintos expertos excluidos por la Fiscalía

21 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Las cifras no tienen precedente en ningún juicio celebrado en Galicia y en muy pocos de los que tuvieron lugar en el resto de España. El escrito del fiscal del caso Alvia, donde materializa las acusaciones y reclama la apertura de la vista oral -que previsiblemente se celebrará a partir del primer trimestre del 2022-, también contiene la nómina de personas que la Fiscalía cree que es necesario que comparezcan, bien como testigos, víctimas o peritos. En total serían 407 personas, pero se trata de un umbral mínimo, pues las partes reclamarán más testificales que no figuran en la lista que remitió al juzgado el fiscal del caso, Mario Piñeiro. En cualquier caso ya serían más del doble que las convocadas al juicio del Prestige.

Por supuesto, los dos primeros en la lista son los acusados, el exdirector de Seguridad en la Circulación del ADIF, Andrés Cortabitarte, y el maquinista que conducía el tren accidentado en la curva de Angrois, Francisco José Garzón Amo. La Fiscalía, en sus conclusiones provisionales, pide para ambos 4 años de cárcel, como presuntos autores de 80 delitos de homicidio por imprudencia profesional grave y otros 145 por lesiones.

Serán por tanto los dos que se sientan en el banquillo los que iniciarían los turnos de declaraciones tras las cuestiones previas. Después vendrán las pruebas testificales de aquellas personas que fueron testigos directos del accidente, un total de 16. Se trata de, por ejemplo, Antonio Martín Marugán, el interventor que realizó la llamada al maquinista poco antes de llegar a la estación de Santiago y que provocó la desubicación espacial del maquinista antes de la curva, retrasando durante 100 segundos la reducción necesaria de velocidad antes de encarar el punto más peligroso de la línea. También figura el maquinista que fue relevado por Garzón Amo en Ourense, o los encargados de la seguridad del tren. También los primeros vecinos de Angrois que auxiliaron a las víctimas, así como los diez agentes de policía que llegaron antes a las vías.

Las víctimas

A continuación reclama la citación de 218 personas familiares de los 80 fallecidos en el accidente, así como otras 150 que viajaban en el tren y que resultaron con heridas de distinta consideración, aunque la mayoría fueron graves. En este apartado se incluyen personas que, además, perdieron objetos de valor. Ambos grupos son los que dimensionan el juicio y obligarán a buscar un emplazamiento especial para su celebración. El juez instructor del caso y decano de los juzgados de Santiago, Andrés Lago Louro, que defendió la celebración de la vista en la Ciudad de la Cultura de Santiago, explicó recientemente que el estatuto de las víctimas de este tipo de sucesos garantiza su derecho a ser oídos en el juicio «para que poidan explicar como viviron esta desgraza», aseguró.

A todos ellos hay que añadir las testificales periciales, 11 personas en total, entre los que se encuentran responsables del ADIF, técnicos de la empresa pública Ineco y el director de Seguridad en la Circulación de Renfe, Antonio Lanchares, que distintas partes intentaron imputar en la causa por la desconexión del ERTMS embarcado. Después será el turno de los peritos, que serán un mínimo de 10, entre los que se encuentran los tres expertos nombrados por el juzgado para investigar el accidente. Las partes echan en falta en esta lista muchos nombres, entre ellos el del jefe de maquinistas que avisó a directivos de Renfe del riesgo de la curva antes del accidente.

Puerta abierta a un papel vicario del maquinista

El abogado del maquinista, Manuel Prieto, cree que el escrito del fiscal es contradictorio, pues asume que si el ADIF hubiera desplegado las medidas de seguridad que se instalaron tras el accidente, el descarrilamiento no hubiera ocurrido. Aunque pide para el exjefe de seguridad del ADIF y el maquinista la misma pena de cuatro años, Prieto cree que se abre la puerta a que la responsabilidad del maquinista sea secundaria. «Si modificamos lo que no se hizo por parte del ADIF, el accidente nunca se produciría, aunque el maquinista hiciera lo mismo», alega.

Accidente del Alvia en la curva de Angrois, el 24 de julio de 2013.

La Fiscalía pide 4 años de cárcel para el exjefe de seguridad del ADIF y el maquinista por el accidente del Alvia en Angrois

pablo gonzalez

El fiscal del caso Alvia ya ha presentado su escrito de acusación y de conclusiones provisionales, en el que solicita la apertura juicio oral contra el exdirector de Seguridad en la Circulación del ADIF, Andrés Cortabitarte, y el maquinista del tren que descarriló en la curva de Angrois, Francisco José Garzón Amo, para los que pide cuatro años de cárcel como presuntos autores de ochenta delitos de homicidio por imprudencia grave profesional, así como 145 delitos de lesiones y uno por daños materiales. Ambos se enfrentan también a una inhabilitación especial para ejercer las funciones profesionales que desempeñaban antes del accidente durante el tiempo de la condena. Tanto Renfe como el ADIF, con sus aseguradoras QBE Insurance y Allianz Global, serán los responsables civiles directos de las indemnizaciones a los familiares de los fallecidos y los heridos, así como los daños en la infraestructura y el material rodante. La responsabilidad civil de la causa asciende a unos 43 millones de euros. Está previsto que el juicio se celebre durante el primer trimestre del 2022.

Seguir leyendo