La Xunta reclama a Ábalos que venga a Galicia a aclarar los plazos del AVE

El Gobierno autonómico ve irrenunciable que la línea esté a pleno rendimiento desde el minuto 1 del Xacobeo 2021

Obras del AVE en pleno casco urbano de Ourense, en la estación intermedia de San Francisco
Obras del AVE en pleno casco urbano de Ourense, en la estación intermedia de San Francisco

redacción / la voz

El golpe sobre la mesa del presidente Feijoo cuestionando los plazos del AVE y recuperando para el debate político preelectoral un asunto que en los últimos tiempos había estado al margen -entre otras razones por encontrarse las obras en su fase final- hizo temblar los despachos de Fomento y del ADIF, lo que explica la dura réplica del administrador ferroviario, que llegó a afirmar que los retrasos de entre nueve meses y un año que denunció el jefe del Ejecutivo gallego se basaban en una información «absolutamente engañosa y tendenciosa». La Xunta, lejos de retraerse, redobló su ofensiva por el AVE gallego y reclamó que el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, venga «canto antes» a Galicia a «aclarar» los plazos de la línea de alta velocidad, ante las dudas suscitadas por un informe técnico de la Consellería de Infraestruturas que no ha sido facilitado a este periódico, pero que se entregará en los próximos días en el Parlamento.

Mientras la conselleira Ethel Vázquez dirigía la presión hacia el ministro, con un papel clave en el PSOE, y dejaba al margen a la presidenta del ADIF, la gallega Isabel Pardo de Vera, Feijoo no ocultó su enfado por el tono de la respuesta del administrador ferroviario. «É bastante ilustrativo que en lugar de ofrecer as datas da chegada do AVE a Galicia se mostren tan contrariados porque a Xunta fala da liña de alta velocidade. Sería sorprendente -añadió- que a Xunta tivera que pedir permiso ao ADIF para falar da alta velocidade a Galicia», dijo en la apertura del año judicial en A Coruña, donde coincidió con el delegado del Gobierno, Javier Losada.

El jefe del Ejecutivo gallego recordó que el plazo comprometido por el ministro en su última visita a Galicia para la finalización total de las obras era el 2019 -para después iniciar las pruebas y abrir toda la línea en el 2020-, que quedan algo más sesenta días para que caduque ese plazo, y parece evidente que no se va a cumplir. Feijoo añadió que si en estos días se pone en servicio el tramo Zamora-Pedralba -que ahorrará 50 minutos en el viaje a Madrid- y se termina la obra entre Pedralba y Ourense «eu serei o primeiro en felicitar ao ADIF, pero se non o fan, a miña obriga é poñelo en coñecemento dos galegos», precisó.

El presidente gallego se refirió con claridad a los «menosprezos, desconsideracións e insultos» del ADIF, pero aseguró que la Xunta no iba a entrar en ese juego. El AVE ha sido siempre una de las máximas preocupaciones de Feijoo desde que Fraga lo nombró conselleiro de Infraestruturas y en su círculo más inmediato , así como en el departamento que dirige Ethel Vázquez, creen que es preciso este toque de atención en la fase final de las obras para que el AVE pueda estar a pleno rendimiento en el 2021, desde el minuto uno del Xacobeo, cuestión que el propio informe de la Xunta cuestiona pese a que el ADIF mantuvo en su polémico comunicado las fechas comprometidas. Aunque sí admitió que el tramo Zamora-Pedralba no se pondrá en servicio este año, sino que se retrasa por las pruebas hasta la próxima primavera. Para el Gobierno de Galicia es un proyecto estratégico que debe estar terminado en un año clave para la comunidad gallega, que tuvo que soportar sucesivos anuncios de nuevos retrasos en los últimos diez años. «Chove sobre mollado», resumió Feijoo.

En Fomento solo asumen las posibles demoras como una eventualidad técnica, y no como una circunstancia surgida de una decisión política o falta de impulso presupuestario. El proyecto, dicen, está blindado, en su fase final, y solo depende ya de las evoluciones puramente técnicas. En el mismo acto en el que habló Feijoo, el delegado del Gobierno lamentó que el presidente gallego «utilice el altavoz de la Xunta para dar un mitin del Partido Popular». «Este Gobierno, que lleva 18 meses, ha puesto en marcha todas las obras paralizadas por el anterior Ejecutivo», añadió, remitiéndose al comunicado del ADIF y calificando de «inaudito» que la Xunta haga informes sobre el trabajo «de otras administraciones». «Es una total deslealtad», zanjó.

El administrador ferroviario aseguró en un comunicado que el tramo Pedralba-Ourense «está inmerso en una frenética actividad constructiva, día y noche» y que estas obras «estuvieron paralizadas y se mantuvieron sin dotación presupuestaria durante un período de más de tres años», en referencia a cuando estaba al frente del Gobierno Mariano Rajoy.

Feijoo certifica otro retraso del AVE hasta el 2021

Juan Capeáns

El ADIF responde que los operarios trabajan «día y noche» para cumplir unos plazos que mantiene

Son informes propios de la Xunta, pero el presidente está «lamentablemente» convencido de que el AVE de Madrid a Galicia no circulará en pruebas en este último trimestre del 2019, como estaba previsto y comprometido por el Gobierno de Rajoy y posteriormente por el ministro socialista Ábalos. Pero las «malas noticias», ateniéndose a los ritmos de trabajo y de licitaciones, especialmente en el tramo Pedralba-Ourense, es que esas pruebas se producirán en el mejor de los casos entre nueves meses y un año más tarde, por lo que hasta el 2021 no habrá venta de billetes. Y aún así, su grado de preocupación sobre la posibilidad de que todo funcione en el Xacobeo de ese año «é moi alta».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

La Xunta reclama a Ábalos que venga a Galicia a aclarar los plazos del AVE