¿Cuánto durarán las pruebas del AVE?

En la línea de Granada llevan un año de ensayos, pero se desconoce cuánto se prolongará en el tramo Zamora-Pedralba

Imagen de las obras del AVE y de la estación de Otero de Sanabria, en Zamora
Imagen de las obras del AVE y de la estación de Otero de Sanabria, en Zamora

redacción / la voz

Las pruebas en las nuevas líneas de alta velocidad son un proceso lento y calculado para garantizar que la nueva infraestructura reúne todas las garantías de seguridad y de fiabilidad. Un procedimiento además, que se endureció sensiblemente desde el accidente de Angrois, la transposición de las últimas directivas europeas y la creación de la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria (AESF), la autoridad independiente que debe dar el permiso definitivo para la puesta en servicio de la nueva conexión ferroviaria. De ahí que, salvo excepciones, Fomento haya optado por dar solo el plazo para el inicio del período de pruebas y no para la puesta en servicio de la infraestructura, pues en principio es algo que ya no depende de la autorización del ministerio. En cierta medida, este hecho ha puesto un poco de cordura al frenético afán propagandístico.

Lo que desde hace unos días se ha empezado a hacer entre Zamora y Pedralba de la Pradería -localidad situada a las puertas de Galicia- se trata de un proceso normativizado a partir del 2015, por lo que no hay muchos precedentes para saber cuánto tiempo es necesario para las al menos diez fases de pruebas que deben llevarse a cabo y que, según explican personas implicadas en el proyecto, «no pueden solaparse».

El procedimiento que se desarrolla en la línea de alta velocidad entre Antequera y Granada (126 kilómetros) puede dar pistas de lo que sucederá en el tramo de 117 kilómetros entre Zamora y Pedralba, donde empezó hace dos días el período de pruebas con los primeros recorridos del tren que ausculta las vías. «La de Pedralba será la segunda línea que se abra con ERTMS y con la AESF como autoridad para la puesta en servicio. Es la única que puede dar pistas», explica un ingeniero. En este sentido cabe recordar que las líneas inauguradas últimamente -incluido el tramo del acceso gallego entre Olmedo y Zamora- se pusieron en servicio solo con ASFA y, por tanto, su velocidad estaba limitada a 200 por hora. Las pruebas del ERTMS, en estos casos, tiene que hacerse en horario nocturno y esto ha retrasado sensiblemente la implantación del sistema más seguro. En Granada y en el tramo zamorano, se supone, los trenes podrán circular a más de 300 por hora desde el principio.

En cualquier caso, el período de pruebas en la línea andaluza está siendo muy largo. La obra civil se terminó en diciembre del 2017 y a día de hoy las pruebas continúan. El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, con muchas cautelas -como ya se explicó, la apertura a la circulación comercial no depende de su departamento-, fijó la puesta en servicio para junio de este año. Después, por tanto, de año y medio de pruebas.

«Creo que la experiencia de Granada servirá para que en Zamora-Pedralba las cosas se hagan mejor», dice el ingeniero Xosé Carlos Fernández, optimista con que este año se abra el tramo, que ahorrará una media de 50 minutos en los viajes a Madrid.

Todos los pasos o fases que se explican en el gráfico adjunto deben realizarse analizando los riesgos, formando a todos los profesionales que intervienen en la operación de la nueva línea -la AESF dictaminó que debe haber formación específica para cada nuevo trazado-, especialmente a los maquinistas, cuyos recorridos de formación es la última fase del período de pruebas. Como mínimo, deberán realizar tres trayectos completos (ida y vuelta) por la línea o entorno operativo y deberá insistirse «en los puntos de especial dificultad de la infraestructura», con el objetivo de mitigar posibles errores humanos.

Esa fase aún queda lejos. El ADIF ha comenzado con la auscultación de la vía. Si no se hallan defectos en su geometría, se permitirá el acceso de otros trenes a la línea, para inspeccionar la catenaria y realizar las pruebas de carga, mediante convoyes con tolvas cargadas de balasto para generar el mayor peso posible. Más adelante se efectuarán pruebas en los enclavamientos, los sistema electrónicos que controlan el tráfico ferroviario y, a continuación, los ensayos más complejos: la verificación de los sistemas de señalización y ERTMS. Se realiza con el material rodante que va a circular por la línea y sus equipos de software embarcados.

 Después vendrán las pruebas escalonadas de velocidad. Se somete a los subsistemas a distintas situaciones de estrés para comprobar su fiabilidad. Entre ellas, llegar a la velocidad máxima, que no tiene por qué ser la velocidad punta comercial. El proceso se completa con las simulaciones comerciales, los entrenamientos de maquinistas y, ya al final, la elaboración del dosier de seguridad que debe analizar la AESF.

Empiezan las pruebas en el tramo del AVE que ahorrará 50 minutos en el viaje a Madrid

Pablo González
El tren auscultador del ADIF, en la estación de Zamora
El tren auscultador del ADIF, en la estación de Zamora

Un tren auscultador del ADIF comenzó a calibrar la geometría de las vías para dar paso a otras revisiones

Esta madrugada comenzaron las pruebas en el tramo ferroviario de alta velocidad entre Zamora y Pedralba de la Pradería, a las puertas de Galicia, donde aún siguen desarrollándose trabajos relacionados con el cambiador de ancho y la conexión con la línea convencional. Con apenas un mes de retraso técnico sobre lo previsto, el ADIF mantiene los ritmos necesarios para que el conjunto de pruebas que deben realizarse sobre este tramo de 110 kilómetros se desarrollen a lo largo de la primera mitad de este año, con el objetivo de ponerlo en servicio en una fecha indeterminada del 2019. La apertura a la circulación de trenes comerciales por este trazado supondrá el ahorro de 50 minutos de media en el viaje a Madrid, según los cálculos hechos públicos por el Ministerio de Fomento. De esta forma, Ourense quedaría a tan solo tres horas y media de la capital, mientras que A Coruña estaría a cuatro horas y 50 minutos. Y Vigo, a algo más de cinco horas. Se trata de un relevante salto adelante en las conexiones ferroviarias de Galicia, pues el tren sería competitivo con los desplazamientos en vehículo privado. Para hacerle más competencia al avión habrá que esperar al menos un año, cuando se terminaría el nuevo acceso ferroviario central, y el AVE esté ya a pleno rendimiento.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

¿Cuánto durarán las pruebas del AVE?