Pedrógão sufre en el aniversario del horror

El 8 % de los niños y adolescentes de la zona tienen un año después síndrome postraumático


REDACCIÓN / LA VOZ

El 17 de junio del año pasado, los municipios portugueses de Pedrógão Grande, Figueiró dos Vinhos, Castanheira de Pêra, Sertã, Pampilhosa da Serra y Góis se vieron sacudidos por la tragedia. Un devastador incendio desatado en el primero de estos ayuntamientos provocó la muerte de 66 personas, centenares de heridos, medio millar de casas destruidas y 53.000 hectáreas de monte calcinados. Un año después, el horror sigue latente, como acredita una demoledora conclusión del proyecto Pinhal de Futuro, una iniciativa para prestar ayuda a jóvenes y adolescentes de la zona: el 8 % de ellos sufren síndrome postraumático.

Todo Portugal recordó ayer lo ocurrido hace un año con diversos actos de homenaje a las víctimas y a los profesionales que ayudaron a contener el caos. El más concurrido se celebró en la iglesia de Pedrógão Grande. Centenares de personas y autoridades, entre las que figuraba el primer ministro luso, António Costa, asistieron a una misa que sirvió para recordar a los fallecidos, pero también para advertir sobre la necesidad de trabajar para evitar que episodios como estos se repitan en el futuro. «Hay dos cuestiones estructurales -aseguró Costa- que el país tiene que abordar: la necesidad de revitalizar el interior y la reforma forestal, temas que infelizmente ganaron visibilidad con esta tragedia».

Costa asistió tras la misa a la inauguración de un monumento en memoria de las víctimas en la aldea de Nodeirinho, uno de los epicentros de lo ocurrido en Pedrógão, pues allí perdieron la vida 11 de sus 40 vecinos.

Del impacto de una tragedia que sigue viva un año después hablan en detalle las conclusiones del proyecto Pinhal de Futuro, promovido por la Asociación de Empresarios por la Inclusión Social y el Centro de Investigación en Neuropsicología e Intervención Cognitiva de la Universidade de Coimbra. El estudio ha concluido que el 8 % de los jóvenes y adolescentes de los municipios que se vieron afectados por aquel terrible incendio sufren síndrome postraumático: dificultades para dormir, depresión, pánico o problemas para regular las emociones son solo algunos de los síntomas que siguen presentando hoy.

Ayuda sostenida

Esta iniciativa ha prestado apoyo hasta la fecha a más de 1.700 jóvenes y pequeños residentes en estos ayuntamientos por medio de equipos de psicólogos. El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, asistió en Castanheira de Pêra a la presentación de las primeras conclusiones de este proyecto y llamó la atención sobre la necesidad de seguir prestando ayuda a las familias para que se recuperen de una tragedia que sacudió a todo el país.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Pedrógão sufre en el aniversario del horror