La asignatura pendiente de una columna vertebral ferroviaria atlántica entre Ferrol y Oporto

Pablo González
pablo gonzález REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

Un tren del eje atlántico circulando por el puente sobre el Ulla, en Catoira
Un tren del eje atlántico circulando por el puente sobre el Ulla, en Catoira MARTINA MISER

El éxito del eje de alta velocidad entre Vigo y A Coruña afianza la idea de modernizar los tramos pendientes

11 nov 2020 . Actualizado a las 20:43 h.

Un racimo de ciudades con gran potencial económico, emprendedor y demográfico que se asoman a la fachada atlántica y que comparten elementos comunes culturales y socioeconómicos pese a situarse en dos Estados diferentes de la Unión. Lo normal sería conectarlas con una red ferroviaria eficiente, que contaría con el apoyo de la financiación europea, y dar sentido a la idea de la eurorregión y a las redes de transporte interoperables que preconiza Bruselas. Este sueño lo truncó la crisis. Portugal abandonó en el 2011 la conexión Madrid-Lisboa, su proyecto estrella para conectarse con el resto del continente. Por lógica, también renunció a la línea Oporto-Vigo, un proyecto en el que el Gobierno luso creía menos, quizás porque el centralismo en el transporte no solo es un síntoma español que dio lugar a la enfermedad del modelo radial.

El presidente de la Xunta recuperó el lunes en Braga la idea de modernizar la línea, sin necesidad de apostar por una vía doble de alta velocidad como la que ya une con un éxito incontestable A Coruña y Vigo. Feijoo se conforma con una reforma de la línea Vigo-Oporto que permita velocidades en el umbral de los 160 por hora.

Los proyectos

Los estudios, guardados en un cajón. Fomento, presionado por el sur por el desistimiento portugués y en el norte (A Coruña-Ferrol) por la estrechez presupuestaria y el rechazo generalizado al trazado, dejó en el cajón los sucesivos estudios informativos de la conexión con Ferrol (uno del 2001 y otro del 2007) y de la salida sur de Vigo. Sobre este último caso, hay un estudio de diciembre del 2006 y otro complementario del 2009 que nunca salió a información pública y que se contrató por el cambio de cota de la estación de Urzaiz. Esto demostraría que apenas hay intención de retomar el túnel de salida hacia O Porriño desde Vigo, para que la estación viguesa sea pasante y no en fondo de saco.