Los accesos, la gran asignatura pendiente de A Coruña

David García A CORUÑA / LA VOZ

OLEIROS

MARCOS MÍGUEZ

La obra del Sol y Mar, con atascos diarios, es la única en marcha. Alfonso Molina y A Pasaxe esperan turno

23 sep 2022 . Actualizado a las 15:46 h.

La península sobre la que se asienta buena parte de la ciudad crea un entorno singular con el mar tomando protagonismo casi por todos los lados. Sin embargo, esto también dificulta las posibilidades de llegar hasta el corazón de la urbe. A Coruña espera desde hace años a que se conviertan en realidad las promesas formuladas a modo de proyectos pensados para mejorar los accesos a la ciudad, que de manera recurrente se convierten en una trampa para las decenas de miles de vehículos que entran y salen a diario. Hace unas semanas se inició la obra en el cruce del Sol y Mar, en Perillo (Oleiros), convirtiéndose en la primera de una serie de actuaciones pendientes que están marcadas por su lentitud e incógnitas.

Sol y Mar

Retenciones cotidianas. Esta obra comenzó a principios de mes y después de varios meses de que fuese adjudicada. El resultado en las primeras semanas es el de atascos prácticamente a diario y miles de conductores sufriendo trayectos más largos que los normales. La actuación consiste en la construcción de una glorieta elevada y el soterramiento de dos carriles en cada sentido, una solución que debería aligerar el tráfico en un cruce en el que los atascos ya eran comunes.

Por este punto pasan cada día cerca de 90.000 automóviles y su mejora se espera desde hace 16 años. El solapamiento del inicio de estas obras con otras municipales en la red de abastecimiento de agua -próximas a finalizar- está convirtiendo este acceso en un atasco kilométrico a determinadas horas. A la actuación del Gobierno central le quedan semanas, por lo que los carriles cortados en ambas direcciones amenazan con crear problemas aún mayores con la afluencia de coruñeses a las playas del área. Cambre o Culleredo también se ven afectados al registrar un mayor volumen de tráfico derivado de Oleiros.

Alfonso Molina

¿Luz al final del túnel? La ampliación de la principal vía de entrada y salida de la ciudad acumula lustros sin apenas avances y a pesar de que en marzo del 2012, la entonces ministra de Fomento, Ana Pastor, anunciase el cercano inicio de la obra. La actuación se incluyó en un acuerdo que permitió a Audasa incrementar el precio de los peajes en la AP-9, pero no fue más allá, mientras se ejecutaron mejoras en Rande (Vigo) y Santiago.

Durante el pasado mandato, la Marea planteó modificaciones encaminadas hacia una «humanización», lo que retrasó el proyecto, que sufrió algunos cambios aceptados por el antiguo Ministerio de Fomento. La obra actual, valorada en unos 20 millones de euros, parece estar más cerca que en los últimos años. El Gobierno central dividió la ampliación en tres partes y la primera, la pasarela peatonal de Pedralonga, ya está adjudicada desde hace tres semanas por 1,22 millones de euros. Los trabajos deberían comenzar este año, mientras que la mejora de la capacidad de la avenida de Alfonso Molina (14 millones) y la integración ambiental (4,4 millones), siguen sin novedades. Esto podría cambiar en caso de que se consigan los fondos Next Generation que se solicitaron a la UE y cuya asignación podría agilizar el grueso de la ampliación de la avenida.

A Pasaxe

Estudios geotécnicos. El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), antes Fomento, reactivó la ampliación de la estructura que une A Coruña con Oleiros el pasado abril con la ejecución de estudios geotécnicos para diseñar las características de las futuras cimentaciones. Mientras, el proyecto para la mejora de su capacidad está en redacción. El puente de A Pasaxe, finalizado en 1976, tiene una longitud de 225 metros y tres carriles por sentido. El ministerio calcula que es transitado a diario por cerca de 90.000 vehículos y el proyecto pasa por una nueva estructura en paralelo a la actual, hacia el lado de la salida de la ría. El objetivo es incrementar su vida útil en 25 años y que tenga capacidad para más de 150.000 automóviles al día.

Vial 18

A la espera. El vial 18, proyectado para conectar la tercera ronda con la autopista AP-9 a través de A Zapateira, parece más lejos de concretarse que alguno de los anteriores aunque lleva entre las previsiones desde el 2004. La Xunta dio luz verde en febrero del 2019 al anteproyecto de esta infraestructura, que podría tener un presupuesto de 30,5 millones de euros si se optase por hacer expropiaciones en lugar de túneles. El vial discurriría por el término municipal coruñés, aunque la mayor parte se ubicaría en Culleredo. Conectaría las dos vías de alta capacidad de acceso a la urbe y aliviaría el tráfico de Alfonso Molina.

Cuarta ronda

En redacción técnica. El proyecto para unir la autovía de acceso a Langosteira con la tercera ronda, en paralelo a los polígonos de Pocomaco y Vío, fue elaborado en el 2014 y quedó guardado durante años. El actual gobierno local retomó el interés por esta infraestructura con una propuesta de 2,9 kilómetros de longitud y un presupuesto de 27 millones de euros. Vío se beneficiaría, ya que su creación facilitaría la llegada de empresas.

Oleiros inicia en change.org una campaña contra la «lentitud» del ministerio

«Non máis atascos nos accesos da Coruña». Ese es el lema de la campaña del Concello de Oleiros en la plataforma change.org contra lo que considera «lentitude» del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. El ayuntamiento oleirense critica a través de esta iniciativa que se tardase siete meses en comenzar las obras tras la firma del contrato y que el inicio coincida con el verano. «Esiximos que o señor ministro ordene á empresa (...) dobrar turnos de traballo e acelerar o ritmo de construción para reducir os tempos de execución». Además, señala que es una oportunidad «única» para ampliar A Pasaxe con fondos europeos.