Imagen de archivo de la Festa da Xuventude de Antas

«Ponga la caldeiriña, señora Lola»

La pulpeira de Melide evoca medio siglo haciendo pulpo, desde cuando llevó dos garrafas de agua para cocerlo en Madrid hasta su recorrido por las ferias de Pontedeume, Betanzos o Ferrol pasando por el recuerdo de sus suegros, de los que aprendió: él un arriero de Carballiño y ella de Melide