Los arrullos del Atlántico

Una vieja leyenda cuenta que todos los años acude aquí una mujer citada con el espíritu del conde y que se sienta a esperarlo en un banco de la muralla.