Al otro lado de la trinchera

Tras una incómoda salida del consejo regulador del Ribeiro, que dejó después de 18 años y siendo director técnico, Pablo Vidal no solo ha cambiado de escenario, sino que ahora, con su propia firma, se ve obligado a explorar la actividad comercial