Y tú, ¿qué tipo de padre eres?

Esteriotipados. En su libro «¡No solo somos padres!» Natalia Flores y Borja Prieto hablan de cómo criar hijos en el 2019. Y, entre otras muchas cosas, abren un abanico de tipologías con las que es inevitable reírse


1 El padre invisible

EXISTE, PERO NUNCA SE LE VE EL PELO

Dicen los autores del libro que genera un malsano misterio: «Conoces a su mujer, pero siempre va sola y te da miedo preguntar por él por si te responde con alguna historia triste o te da la chapa sobre su decisión de ser una madre soltera». Se trata de ese progenitor que no participa en los grupos de WhatsApp, que jamás se le ha visto por el colegio, ni acude a ninguna reunión, pero que los niños siguen apelando a él como «su padre». Todo hasta que un día aparece por sorpresa en un cumpleaños. «Lo conoces y resulta que es una persona normal, solo que invisible», señalan.

2 La über madre

ACTIVIDADES POR MIL

A la madre über lo que le gusta es que su hijo sea el mejor de todos los hijos de su círculo. Y no ceja en su empeño. «Tiene un sesgo competitivo, su hijo debe estar por delante en la línea de salida, quién sabe de qué carrera», describen los Prieto Flores. Esto supone una obsesión enfermiza por las actividades extraescolares para modelar a su hijo perfecto. «Va de la clase de música a la de inglés y de la de inglés a la de fútbol», describen. El niño «tiene que estar preparado para lo que sea, saber idiomas, nadar, bailar, dibujar y a ser posible tener alguna dote artística desarrollada».

3 El padre «cuñao»

ESPECIE EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

Lo de que «está en grave peligro de extinción por los tiempos que corren» lo dicen los autores de ¡No solo somos padres! Pero lo cierto es que existen, y en los últimos tiempos semeja que más. ¿Qué tipo de padre es este? «Aquel que no lleva, ni recoge, ni na de na». ¿Cuándo lo puedes ver? «En fiestas infantiles con una cerveza en la mano hablando de lo mucho que ama a sus hijos mientras su mujer corre desesperada a bajar al niño del árbol». ¿De qué suele hablar? «De política, de inmigración y de los problemas del Brexit, de Vox, la huelga de turno, que si ni machismo ni feminismo...» ¿Un consejo? «¡Si ves un padre cuñado, huye!», dicen.

4 El eco-adicto

LA SALUD HASTA LO ENFERMIZO

Explican los Prieto Flores que este tipo de padre es capaz de vetar que su hijo acuda a un cumpleaños porque dan ganchitos. Impiden que vaya a cenar a casa de un amiguito porque «no sirven carne de bichos criados en un corral». O niegan que juegue con niños que «ven la tele o beben leche natural». Son los talibanes del azúcar, los que rebuscan la ciudad por bayas de goji para el desayuno de sus peques o lo pasan fatal porque en el pueblo la abuela les da una rodaja de chorizo.

5 El helicóptero

CONTROL OBSESIVO

Seguro que conoces algún caso. Incluso puede que te veas retratado, con un poco de vergüenza, en este estereotipo. «Son aquellos padres que están todo el tiempo sobrevolando la vida de sus hijos, con un comportamiento sobreprotector que muchas veces acaba provocando el nerviosismo de los mayores y la ansiedad de los pequeños». Padres que jamás dejan que sus hijos se equivoquen o lleven un golpe. Padres que se anticipan a los deseos del niño y siempre tienen una repuesta. Padres que saben el horario y los deberes de su niño, sin que él se preocupe.

6 El ventrílocuo

ÉL HABLA POR EL HIJO

La situación es la siguiente: ves a un amigo con un niño, te acercas e intentas establecer comunicación con el pequeño y ocurre que, en lugar del niño, habla su padre. «Alguien se acerca a su hijo o hija para hacerle carantoñas, responde con voz de bebé como si fuera el propio hijo: «Estoy muy bien, gracias tiíto Carlitos». Es fácil caer en esa conducta, común en padres, pero insólita para los que no lo son: «Trata de evitar en lo posible hacer de padre ventrílocuo, la gente que no tiene hijos te tomará por un demente», recomiendan. E insisten: «Es una ridiculez».

7 La activista

CONTRA TODO

Sí, es esa en la que estás pensando: «La que está en contra del menú del comedor, las clases extraescolares y los libros de texto elegidos». Según los Prieto Flores, «o es la presidenta del AMPA o la que ha fundado el grupo separatista porque no está de acuerdo con nada». Advierten que, quizá, esté ensayando para pasos más ambiciosos: «El colegio es su foro y el primer paso hacia una carrera política». Muy lejos de lo que se pudiera pensar, no genera rechazo entre estos cronistas. Todo lo contrario. «La queremos», sentencian.

8 La hippie

MADRE PROGRE QUE CREE EN LO NATURAL

Próxima a los eco-adictos pero con tintes étnicos, esta madre «cree ciegamente en la crianza natural, en los juguetes de madera, va a clase de yoga con su bebé, practica el colecho y va vestida como Amparanoia». Los Prieto Flores dicen que los hijos «cuando te despistas se dan atracones de chuches», y los suyos «que han nacido por parto natural bajo el agua, no comen azúcar y prefieren la leche de avena y magdalenas integrales».

9 La deportista

SIEMPRE EN FORMA

Aquí no hay barriguita pos cuarenta, y las mallas brillantes del gimnasio se lucen con orgullo. «Mientras luchas con ese par de kilos que aún te sobran del parto, ella tiene un cuerpo moldeado por el gimnasio, el pádel, la piscina y muchas horas de dedicación», describen. También subrayan que no sirve apelar al socorrido «es que no tiene otra cosa que hacer». Nada de nada: «Trabaja como tú, pero está despierta a las seis de la mañana haciendo running».

10 El padre 15M

REVOLUCIONARIO AMABLE

Lo aplauden, aunque deje quedar mal al resto: «Tú solo asistes a alguna reunión sin ganas de revolución, mientras él organiza y no se corta a la hora de revolucionar el AMPA». Lo categorizan como ese «hippie amable que se apunta junto a su hijo a todas las manifestaciones y cualquier actividad al aire libre». Todo en él destila ideas claras: «Propone cambios y sugerencias sin importarle si son buenos para los demás».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Y tú, ¿qué tipo de padre eres?