Patrocinado por

Canadá suspende definitivamente la búsqueda de la tripulación restante del Villa de Pitanxo

Manuel Varela Fariña
M.Varela REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

Un efectivo del servicio de salvamiento marítimo canadiense en la zona del naufragio. La foto es del centro de coordinación de rescate operado por la Real Fuerza Aérea Canadiense y la Guardia Costera Canadiense.
Un efectivo del servicio de salvamiento marítimo canadiense en la zona del naufragio. La foto es del centro de coordinación de rescate operado por la Real Fuerza Aérea Canadiense y la Guardia Costera Canadiense. Centro de Coordinación de Rescate Conjunto Halifax

Las autoridades canadienses argumentan motivos científicos como las bajas temperaturas y el tiempo que pasó desde el hundimiento para dar por «desaparecidos en el mar» a la tripulación restante

16 feb 2022 . Actualizado a las 22:48 h.

Las autoridades canadienses han dado por concluidas este miércoles, de forma definitiva, las tareas de búsqueda y rescate de los doce desaparecidos del barco pesquero gallego Villa de Pitanxo, que se hundió en la madrugada del martes en las aguas del Gran Banco de Terranova. La suspensión se hace oficial al declarar el caso como «desaparecidos en el mar», en una decisión que habría sido acordada con el Gobierno español.

Según ha podido saber La Voz, el Centro de Coordinación de Rescate de Halifax da así por suspendida la búsqueda de los doce desaparecidos. Las autoridades del país argumentan la decisión por información y consejo científico, como el tiempo adverso, el estado del mar, la ausencia de equipamiento de superviviencia entre los tripulantes, las bajas temperaturas y el tiempo que pasó desde que se produjo el naufragio. Alegan también que su decisión se produce cuando las posibilidades de encontrar con vida a alguno de los doce desaparecidos son nulas. 

Todo el dispositivo de búsqueda y rescate, tanto aéreos como marítimos, dejarán de estar coordinados por las autoridades canadienses desde las nueve de la noche. Según informan fuentes próximas al dispositivo, la decisión «no se tomó de forma ligera», ya que se tuvieron en cuenta argumentos científicos para dar por concluida la misión al considerar que las oportunidades de encontrar a alguien con vida eran nulas. Tanto el Gobierno español como la Embajada, según esta misma fuente, anunciaron a las familias de la tripulación esta decisión.

«Nuestros pensamientos y más sinceras condolencias están con las familias, los amigos y la comunidad de estas personas. El caso ahora será entregado a la policía como un caso de personas desaparecidas en el mar», han comunicado desde el operativo de rescate. 

Climatología muy adversa

La sensación térmica en el puerto de St. John’s, la capital de Terranova, desciende a los 23 grados negativos. Cae la nieve y soplan fuertes vientos que, 450 kilómetros hacia el este, donde naufragó el Villa de Pitanxo en la madrugada del martes, superan los 80 kilómetros por hora. Y en esas condiciones, con olas de hasta 10 metros y decenas de horas a sus espaldas, estuvo trabajando hasta ayer el operativo de búsqueda. El teniente comandante Brian Owens, responsable del operativo, albergaba aún ayer por la tarde la esperanza de continuar con el operativo. «No pararemos hasta hasta encontrar a la tripulación que no ha aparecido aún», respondía a este periódico.

Los tres supervivientes —el patrón del barco, Juan Padín; su sobrino, Eduardo Rial; y Samuel Koufie— se encuentran a bordo del pesquero español Playa de Menduíña Dos, que también lleva seis cadáveres. Otro cuerpo se encuentra en el pesquero portugués Novo Virgem da Barca y los dos muertos restantes han sido recogidos por el buque canadiense Nexus.