Patrocinado por

Polémica en Senegal por el acuerdo de pesca con la UE

María Rodríguez, Efe DAKAR

SOMOS MAR

María Rodríguez

La flota local carga contra los buques comunitarios pese a que apenas capturan un 6 % del medio millón de toneladas que se descargan

18 jun 2021 . Actualizado a las 04:47 h.

Cuando alguien alude en Senegal al acuerdo de pesca con la Unión Europea (UE) la polémica está servida. Los críticos aseguran que expolia las aguas senegalesas y deja sin peces y trabajo a los pescadores, forzándolos a migrar a Europa.

Pero, según el último informe de la Dirección de Pescas Marítimas de Senegal, que recoge datos del 2018, las capturas de la UE en aguas senegalesas representan un 1,46 % del total.

El Gobierno senegalés cifró en 524.851 las toneladas producidas por la pesca marítima artesanal y la industrial (nacional y extranjera), representando la artesanal el 76 % y la industrial el 24 %, en la que un 6 % (7.648 toneladas) era pesca de la flota de la UE.

Acuerdo eminentemente atunero

Desde el primer acuerdo de pesca entre las partes en 1979 y hasta el 2006, Senegal permitía a la UE capturar especies pelágicas pequeñas, lo que tenía «un enorme impacto para la pesca local», asegura Beatrice Gorez, coordinadora de la Coalición por unos Acuerdos Pesqueros Justos (CAPE, por sus siglas en francés).

Pero en el 2006 el acuerdo cesó hasta el 2014, cuando se reactivó con otras condiciones, mantenidas hasta ahora con una renovación en noviembre del 2020 en la que se redujeron las cantidades que los barcos europeos podían faenar.

En la actualidad, el acuerdo entre la UE y Senegal permite a 45 barcos españoles, franceses y portugueses pescar en aguas senegalesas 10.000 toneladas de atún y 1.750 toneladas de merluza negra.

«El atún no pertenece a Senegal. Es un pescado migratorio y en un momento está en las aguas de Senegal, por lo que los barcos que quieren pescarlo pagan el derecho de entrada» a sus costas, indica Gorez.