Patrocinado por

¿Debería Galicia cultivar más cereal?

Maruxa Alfonso Laya
M. Alfonso EL CONTENIDO DE LA PRESENTE PUBLICACIÓN, REPRESENTA ÚNICAMENTE LAS OPINIONES DEL AUTOR Y ES RESPONSABILIDAD EXCLUSIVA DE ESTE. LA COMISIÓN EUROPEA NO ASUME NINGUNA RESPONSABILIDAD POR EL USO QUE PUDIERA HACERSE DE LA INFORMACIÓN CONTENIDA EN DICHO MATERIAL.

AGRICULTURA

xoan a. soler

Los expertos coinciden en que la comunidad debería reducir su dependencia del exterior en materias primas como el trigo o el maíz

26 abr 2022 . Actualizado a las 19:24 h.

Galicia produce leche para abastecer a 16 millones de personas y carne de vaca y de cerdo para, en total, dar de comer a otros catorce millones. Con estos datos en la mano, parece que la comunidad tiene garantizada su soberanía alimentaria, ese concepto acuñado hace años por la Unión Europea que busca promover que los países no dependan de otros a la hora de hablar de alimentación. Nada más lejos de la realidad. Cuenta Gonzalo Flores, jefe del departamento de Pastos y Cultivos del Centro de Investigacións Agrarias de Mabegondo (CIAM), que toda esa producción «é tremendamente dependente da provisión de materias primas do exterior». Se refiere, claro está a los cereales. Entonces, ¿ha llegado el momento de que la comunidad plante más cereal? La respuesta que ofrecen los expertos es un sí, pero con condiciones.

«Si para algo tienen que servir todas estas crisis es para darnos cuenta de que debemos ser un poco autosuficientes alimentariamente hablando», explica Rosa Ana Malvar, jefa del grupo de Genética y Mejora del Maíz de la Misión Biológica de Galicia, dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Asegura que la comunidad es una zona «en la que el maíz se da muy bien», pero donde los rendimientos «son mucho menores» que en otras regiones.

«El maíz es una planta tropical y necesita agua y calor, cuanto más tenga de todo eso mayor será su rendimiento», sostiene. Sin embargo, Galicia cuenta con una ventaja y es que este es un cultivo que se produce en secano y aquí no sería necesario utilizar agua, «lo que tiene muchas ventajas medioambientales», explica. El problema es que este cultivo debe ser rentable y alcanzar los precios competitivos a los que se produce en el resto de Europa. «Para poder sustituir al maíz que viene de Ucrania te tienes que ir a grandes extensiones y que sea híbrido», sostiene. A mayores, también hay que tener en cuenta que «el precio del maíz va a depender de donde se produzca y en estos momentos puede parecer estupendo plantar maíz, por el precio que tiene. Pero si la guerra acaba en dos días, y ojalá sea así, ellos producen más barato y volveremos a comprárselo», asegura.