El 80 % de los gallegos están a favor de acabar con el cambio de hora

Un barómetro de IPSOS asegura que los más jóvenes apoyan que se mantenga


redacción / la voz

La postura de los gallegos es clara y mayoritaria. Un 80 % está a favor de eliminar el cambio horario de invierno y verano, una medida que la CE quiere hacer realidad en el 2019. El dato se desprende del Barómetro sobre Neurociencia y Sociedad, llevado a cabo por IPSOS a nivel nacional.

Este mismo estudio revela que el 72 % quieren acabar con el baile horario, frente a un 28 % que están a favor del cambio. El Barómetro de IPSOS señala también una relación directa entre la edad y posicionamiento de los encuestados ante este tema, y revela que el grupo que está mayoritariamente en contra de cambiar la hora es el de mayor edad.

Así, el 80 % de los mayores de 60 años son contrarios a la actual normativa comunitaria -que contempla el cambio de hora en marzo y octubre en todos los países miembros de la UE-, seguidos por los adultos de entre 50 y 59 años (75 %), los adultos de entre 40 y 49 años (73 %) y los de entre 30/39 y 18/29 años, con un 64 % en ambos casos. Por otro lado, la franja de edad que más apoya el cambio de hora es la que incluye a los españoles entre 18 y 39 años, en la que 2 de cada 5 (36 %) ven positivo el cambiar la hora.

Por comunidades, existe una cierta segmentación, con algunas áreas geográficas más partidarias a seguir cambiando la hora. La postura favorable se concentra en las comunidades mediterráneas, en concreto, en Cataluña y Comunidad Valenciana, donde el porcentaje de población a favor de la diferencia horaria en verano e invierno es del 36 % y del 32 % respectivamente, ocho puntos por encima de la media nacional del «sí».

Los gallegos están de primeros en la lista de comunidades que quieren terminar con el cambio de hora, con un 80 % de la población autonómica contraria al cambio, seguidos por los vascos, con un 78 %. Con esta encuesta, el instituto busca profundizar en lo que realmente piensan los españoles sobre el cambio de hora que tiene lugar en toda Europa cada verano e invierno. El próximo tendrá lugar en la madrugada del sábado al domingo, en la que los relojes deberán atrasarse de las 3.00 a las 2.00.

;
Las consecuencias físicas del cambio de hora ¿mito o realidad? Cuando retrasamos nuestros relojes, nuestro cuerpo lo nota. Dicen los expertos, que afecta especialmente los niños, que además no entienden por qué de repente hay menos horas de luz. Pero hay trucos para minimizar los efectos

La polémica

La polémica sobre el cambio de hora surgió tras el lanzamiento de una consulta en la Comisión Europea, que estuvo abierta entre el 4 de julio y el 16 de agosto, en la que los ciudadanos votaron a favor o en contra del cambio estacional. En los resultados, no vinculantes, más del 80 % de los españoles que participaron se opusieron al cambio de hora y se sumaron a la opinión mayoritaria de mantener el horario de verano.

;
La Comisión Europea aprueba el fin del cambio de hora El ministro de Exteriores no descarta que España tenga que estar en otro huso horario más acorde a su posición geográfica.

Para llevar a cabo el estudio de IPSOS en España, se realizaron 1.000 entrevistas entre el 7 y el 13 de septiembre del 2018, a una muestra representativa a nivel nacional de toda la población española. La encuesta fue realizada mediante el sistema de paneles on-line de Ipsos, a través de cuestionarios de 10 minutos de duración.

Actualmente existen tres zonas horarias en la UE: la hora de Europa occidental -en la que se encuentran Portugal, Reino Unido e Irlanda-, la hora de Europa central, en la que se encuentran España y otros 16 estados miembro, y la de Europa oriental, que afecta a ocho países del este.

Cambio de hora: y si las tres fuesen por última vez las dos

Abel L. Martínez

Este fin de semana se retrasa el reloj. La madrugada del domingo a las tres serán las dos. Si España finalmente opta por quedarse con el horario de verano, este será el último cambio de hora del otoño

Hay dos domingos al año en que nuestra relación con el tiempo es un caos absoluto. En cada momento debes pensar si estas viviendo en la hora que te toca o en la que marca el reloj. Y las preguntas se repiten. ¿Este reloj va por la vieja o por la nueva? ¿El móvil se actualiza solo o esta hora es a vieja? Una caótica situación que podría tener las horas contadas (nunca mejor dicho). En la madrugada del sábado al domingo las tres serán las dos y podría ocurrir esto por última vez, si finalmente España opta por quedarse con el horario de verano. Y ante la posibilidad de que sea una despedida, brotan ya los primeros síntomas de nostalgia. Olvidando todo lo que supone para nuestro reloj interno, algunos ya solo recuerdan lo bueno. Aún no lo han perdido y ya echan de menos esa vuelta completa que nos permitían retrasar las agujas. Y ese derecho anual para dormir una hora más o para salir y disfrutar 60 minutos más trasnochando lo mismo. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

El 80 % de los gallegos están a favor de acabar con el cambio de hora