Hyperloop adelanta al AVE

HTT publica el estudio de viabilidad para construir en la región de los Grandes Lagos el tren al vacío ideado por Elon Musk. Las vainas circularán a una velocidad de 1.200 kilómetros/hora


Redacción / La Voz

Mientras en Galicia seguimos dándole vueltas a si el AVE llegará o no en el 2020 o habrá que esperar al Año Santo (casi tres décadas después de la inauguración de la línea Madrid-Sevilla), el medio de transporte terrestre del siglo XXI se va haciendo poco a poco realidad. Hablamos de Hyperloop, el tren de pasajeros y carga propuesto por Elon Musk en el 2012 y que consiste en unas cápsulas o vainas que se desplazan sobre cojinetes neumáticos en unos tubos sellados casi al vacío, permitiendo alcanzar una velocidad de 1.200 kilómetros por hora: cuatro veces más que los trenes de alta velocidad actuales.

El último hito en la carrera por desarrollar esta infraestructura se lo ha anotado HTT ( Hyperloop Transportation Technologies), que acaba de presentar, en un evento celebrado en el Great Lakes Science Center en Cleveland (Ohio), el borrador final del estudio de viabilidad de los Grandes Lagos (comprende la provincia canadiense de Ontario y ocho estados de EE. UU.). En el proyecto participan también los socios gubernamentales de la Agencia Coordinadora del Área del Noreste de Ohio (Noaca) y la empresa de ingeniería Transportation Economics & Management Systems (TEMS).

Este estudio sitúa al sistema de HTT en la vanguardia de la viabilidad económica y técnica de Hyperloop a nivel mundial. Además, se están realizando pruebas a gran escala en el centro de seguridad y certificación de la compañía en Toulouse (Francia). A principios de este año, la firma proporcionó las primeras directrices de certificación de seguridad a la Comisión Europea y al Departamento de Transporte de los Estados Unidos. «El trabajo marcará historia y proporciona una mayor validación de que Hyperloop es una opción viable, si no preferida, para las soluciones de transporte de alta velocidad en el siglo XXI», explicó Andrés de León, presidente de HTT.

«El corredor de los Grandes Lagos, a través de Cleveland, tendrá que satisfacer la creciente demanda de transporte que se avecina en las próximas décadas. Hyperloop está demostrando ser la mejor opción para expandir nuestra infraestructura desde un punto de vista económico», reconoció Grace Gallucci, directora ejecutiva de Noaca. Sus conclusiones son claras: Hyperloop cumple las necesidades de capacidad de la región y lo hace más rápido, más barato y más sostenible que otras opciones.

Por su parte, TEMS ha realizado más de 40 estudios de viabilidad para el ferrocarril de alta velocidad en Estados Unidos, e Hyperloop es «el primer sistema que se muestra rentable desde un punto de vista financiero, lo que significa que no requiere subsidios gubernamentales», detalló Alex Metcalf, presidente de la firma de ingeniería.

Los tres socios están pasando ahora a la siguiente etapa del proyecto, que es un estudio de impacto ambiental del sistema, fase que se prevé que pueda completarse en el 2023.

Fundada en el 2013, HTT es un equipo global compuesto por más de 800 ingenieros y creativos, con 40 socios corporativos y universitarios. Con sede en Los Ángeles, tiene oficinas en Abu Dabi y Dubái (Emiratos Árabes Unidos), Bratislava (Eslovaquia) y Barcelona, además de las instalaciones de Toulouse antes mencionadas.

Pero HTT no es la única compañía implicada en el proyecto Hyperloop. Desde que el fundador de Tesla y Space X recogiera la idea formulada por el ingeniero estadounidense Robert Goddard hace un siglo, varias empresas y joint ventures se han interesado por la construcción del tren al vacío, entre ellas Hyperloop One, Transpod, Arrivo y Zeleros. Esta última, fundada hace tres años en España, es el germen del equipo de la Universidad Politécnica de Valencia que participa en el concurso de diseño de vainas o pods (las cápsulas que transportarán a los pasajeros) convocado por Elon Musk. Su último prototipo es un pod denominado Turian, compuesto por más de mil piezas y que, con un peso de 96 kilos y 500 sensores que miden todos los parámetros de su funcionamiento, es capaz de impulsar su carcasa de fibra de carbono para acelerar de 0 a 100 kilómetros/hora en menos de dos segundos.

El equipo valenciano intentará circular a la máxima velocidad posible en un tubo de 1,5 kilómetros que SpaceX ha construido frente a su sede en Hawthorne ( California). Como en las anteriores ediciones de la competición, todas las cápsulas deben ser autopropulsadas y capaces de decelerar con éxito al finalizar el recorrido.

Y es que Hyperloop es un reto con dos vertientes a cual más complicada: la técnica y la financiera. La primera implica dificultades como las fuerzas de aceleración brutales que experimentarían los pasajeros, los elevados niveles de ruido y vibraciones -desviaciones de un solo milímetro en el trazado podrían alterar el funcionamiento del tren- o la problemática derivada de un sistema de transporte en un espacio herméticamente cerrado (casi a presión cero) y sujeto a la influencia de movimientos sísmicos.

En cuanto a las cifras económicas, algunos estudios calculan el coste de establecer una línea de este tipo en hasta 100.000 millones de dólares. Una suma que no asusta a la Unión Europea, que ya dispone del primer conjunto de directrices genéricas para el diseño, operación y certificación de Hyperloop.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Hyperloop adelanta al AVE