Cabomar transforma su nave de Marín en una «smart factory»

El sistema de Digital Enterprise permitió la digitalización de la cadena de suministro La empresa


Marín / La Voz

Cabomar Congelados, con sede en el puerto de Marín, ha hecho una apuesta firme por las nuevas tecnologías y ha transformado su nave en una smart factory -una industria 4.0-, lo que ha redundado en un magnífico resultado tanto en la mejora de la atención a sus clientes y en la calidad y rapidez de los servicios como en sus beneficios, amplificando su potencial cartera de clientes en España y en Europa.

Los hechos hablan por sí solos. Implantada la digitalización de su cadena de suministro, los responsables de la nave tienen conocimiento exacto y preciso en todo momento sobre el estado de tramitación de cada uno de los pedidos que reciben. Pueden monitorizarlos desde el minuto cero hasta que llega a manos de sus clientes. Se han subsanado deficiencias y aprovechado sinergias. De esta forma, han elevado hasta el 98 % el cumplimiento de los plazos de entrega, ya que la puesta en marcha del sistema diseñado por Digital Enterprise ha permitido aumentar en un 15 % esa tasa en solo un año. La razón está, entre otros factores, en que la conversión de Cabomar en una smart factory ha reducido los tiempos de planificación y estandarizado la gestión administrativa.

Además, ha servido para amplificar su actividad tanto en España como en el exterior, pasando de una facturación de 82 millones de euros en el 2017 a 88 millones el año pasado. En resumen, como explica el director de supply chain de Cabomar, David Bouzas, «se ha mejorado en eficiencia y productividad». Y añade: «El pedido queda trazado desde que lo realiza el cliente y entra en la fábrica hasta la entrega final del mismo». Es decir, se sigue todo el proceso en la nave y su transporte hasta que llega a manos de su destinatario.

 Carlos Bayona, CEO de Digital Enterprise, explica que, cuando recibieron el encargo de Cabomar para la transformación digital de su nave marinense, se tuvieron en cuenta dos acciones principales. Para empezar, se llevó a cabo un diagnóstico del sistema de trabajo.

Acorde con este diagnóstico, se incorporó un plan de mejora y digitalización, un proyecto con un componente organizativo y otro tecnológico para conseguir la meta: una mayor garantía de la trazabilidad de sus productos y optimizar la atención a los clientes.

Hay que recordar que el sector de los congelados es muy competitivo y exigente. Este proyecto de vanguardia buscaba ampliar el grado de satisfacción de los clientes, con lo que supone para un mejor posicionamiento en el mercado europeo. Bayona señaló que su empresa, radicada en el País Vasco, tiene amplia experiencia en la transformación digital de muchas compañías, apuntando que Cabomar supuso un reto al ser la primera vez que trabajaban para este sector. No obstante, manifestó que los resultados avalan el proyecto aplicado siguiendo la metodología innovadora de Digital Enterprise Scan.

Proyección internacional

Cabomar es una de las principales empresas del puerto de Marín, tanto en términos de facturación, como en puestos de trabajo, que pueden oscilar, según la carga de pedidos, entre las 200 y las 250 personas. Además de abastecer al mercado nacional, sus exportaciones se dirigen a destinos como Portugal, Francia, Italia, Alemania, Reino Unido y varios países de Europa del Este. En una fase de crecimiento internacional, Cabomar también ha puesto sus ojos en Estados Unidos. Y para conseguir atender todos estos frentes, su transformación en smart factory será vital.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cabomar transforma su nave de Marín en una «smart factory»