La plantilla de Isidro 1952 teme la liquidación tras hallar la planta cerrada

Hoy se cumplen cuatro meses desde la solicitud del preconcurso de acreedores

;
Isidro 1952 echa el candado Las instalaciones aparecieron cerradas a cal y canto este sábado
e. a.
redacción / la voz

Los 223 empleados de la empresa Isidro 1952 -sucesora de la mayorista de pescados Isidro de la Cal- se temen ya lo peor. Si el viernes los operarios del turno de las 4.30 horas en la planta de sushi que la compañía tiene en Cambre quisieron incorporarse a sus puestos y el vigilante de seguridad les cerró el paso, ayer, la persona que había sido convocada para trabajar se encontró la puerta cerrada, el acceso bloqueado con una cadena «puesta por la empresa» y ningún guardia en la entrada. Y sin haber recibido aviso alguno, como sí lo había tenido el empleado que tenía que ir de madrugada. Según la presidenta del comité de empresa, Olga Rodríguez, este recibió un wasap informándole de que no era necesaria su presencia.

La empresa quita hierro al asunto y señala que estaba cerrado porque «no había trabajo». Explica que los sábados únicamente «suele ir una persona a cargar un camión» para uno de los clientes, pero «como el jueves y el viernes no se trabajó, hoy [por ayer] no había nada que cargar». Esas fuentes aseguran, no obstante, que la compañía espera «que el lunes el trabajo se haga con normalidad».

Los trabajadores se reunirán el miércoles con la Xunta para analizar la situación Pero la inquietud de la plantilla crece a cada instante. Sobre todo porque mañana supuestamente se cumplen cuatro meses desde que la compañía presentó preconcurso de acreedores en un intento de buscar una solución a la asfixia financiera en la que se encuentra. Fue el 12 de septiembre y, por tanto, habría agotado todo el plazo que la legislación da para solicitar la declaración de concurso: un mes después de haber transcurrido tres meses desde la comunicación de la medida al juzgado. «Veremos qué ocurre mañana [por hoy]», dijo la representante sindical.

Lo que sí, no parece que la situación haya mejorado, toda vez que los operarios de la piscifactoría de besugo siguen parados al no disponer de alimento para dar a los peces de cultivo y la producción en la planta de sushi continuaba ralentizada.

Semana decisiva

Con actividad o sin ella, Isidro 1952 encara una semana decisiva. El período de preconcurso con el que la firma ha tratado de ganar tiempo cuenta sus últimas horas y el miércoles los representantes de los 223 trabajadores volverán a reunirse en San Caetano a fin de obtener garantías para un proceso que la Xunta afronta ya desde una posición de «apoio jurídico».

Paralelamente al preconcurso, la dirección de Isidro 1952 presentó un ERE que afectaba a 136 de sus 223 trabajadores, a los que planteaba modificar las condiciones salariales y laborales.

La empresa está fuertemente endeudada. Aunque en las cuentas del 2017 figuran 27 millones a largo plazo, los trabajadores elevan esa cifra a los 78.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La plantilla de Isidro 1952 teme la liquidación tras hallar la planta cerrada