Uno más uno son tres

Cuando dos marcas se unen para crear un nuevo producto el resultado sobrepasa la unión de ambas. Nace un tercer elemento con el potencial de atraer nuevos consumidores, aumentar las ventas o mejorar reputaciones. Coca-Cola e Illy, Nike y Carhartt... Los ejemplos son abundantes