Europa amenaza con paralizar todo el mercado del atún congelado en alta mar

Las empresas se reunirán en Vigo para prepara su defensa ante un eventual cierre por parte de la UE. El sector en Galicia recuerda que cumple con toda la normativa sanitaria europea


vigo / la voz

Las empresas comercializadoras de atún congelado en salmuera temen un eventual cierre preventivo del negocio por parte de las autoridades sanitarias europeas después de que prácticamente todas ellas hayan sido inspeccionadas en las últimas semanas. El origen de esta investigación se sitúa en un fraude puntual originado en España -se apunta a una empresa almeriense- y en una alerta sanitaria por histaminosis motivada por la incorrecta elaboración y manipulación del atún.

Desde el sector gallego se ha señalado que las inspecciones realizadas la pasada semana en varios puntos no permitieron detectar irregularidades en la industria de la comunidad. No obstante, desde la DG Sante (Dirección General de Sanidad Europea) se les ha dado a entender que podrían aplicar una paralización de la producción preventiva hasta que se detecte el origen de la alarma sanitaria. Fuentes del sector están convencidas de que esta posibilidad está motivada por las presiones procedentes de Francia y Alemania, principales competidores de atún congelado en salmuera.

El razonamiento empleado por la DG Sante, según han explicado desde el sector, es sencillo: si las alertas sanitarias por histaminosis o el fraude detectado se abastece principalmente de atún congelado en salmuera, entonces la causa del problema está en ese producto y ahí hay que actuar. La salida que les quedaría entonces a estas empresas es destinar sus productos hacia la industria de la conserva. «Esta conclusión está dirigida, no responde a la legislación y tiene claros fines comerciales», denuncian desde una de las principales empresas gallegas.

Esta industria recuerda que no solo el atún se congela en salmuera: también se hace con los pequeños pelágicos de las flotas artesanales, el bonito de costera o los gambones de cultivo emplean el mismo método. 

Por un reglamento común

«Nuestra postura es que debemos implementar una regulación que nos asegure que todo el atún congelado en salmuera proviene de buques que realmente pueden congelar a -180. Hay parte de la flota, sobre todo barcos de terceros países, muy antiguos que no pueden, pero los buques europeos con registro sanitario europeo pueden hacerlo por propia definición del registro que se les asigna», explican desde el sector. Empresas gallegas, como Atunlo, tienen capacidad de congelar por debajo de los -250.

Los principales operadores españoles, que dan empleo a dos mil personas, se reunirán mañana en Vigo, en Conxemar, para determinar las líneas de defensa ante la posibilidad insinuada por la agencia europea. Las direcciones de estas empresas temen que se aplique a esta industria el mismo procedimiento que se tomó en su día con los astilleros españoles en relación con el tax lease: después de implementar preventivamente unas prohibiciones sobre ellas, que hicieron mucho daño a las empresas, la justicia europea acabó dándole la razón. 

Contactos oficiales

El sector ya se ha puesto en contacto con el Gobierno y con la Xunta para tratar de conseguir los apoyos oficiales ante las amenazas de la Unión Europea, Los propios comités de empresa de las distintas empresas han sido informados de la situación, ya que una paralización de actividades conllevaría movimientos en las respectivas plantillas.

Consumo detectó este año 154 casos de intoxicación debido a fraudes de manipulación

La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) intensificó la vigilancia por el fraude del atún rojo tras confirmar que en lo que va de año 154 personas se intoxicaron por su consumo, con la mira puesta en una firma de Levante. La agencia, dependiente del Ministerio de Sanidad, requirió a las autoridades autonómicas y municipales la adopción de medidas para controlar el fraude. Según Aecosan, en este año fueron realizadas quince intervenciones por alta concentración de histamina en el atún. Su consumo causa picor de garganta, náuseas y vómitos, cefaleas y eritemas cutáneos que «no han supuesto un riesgo grave para la salud, aunque sí podrían implicar un fraude comercial o una inadecuada manipulación del producto», según señaló la agencia. El pescado llega a pintarse con tintes vegetales para aparentar venderlo como fresco una vez descongelado o para hacerlo conserva.

Por su parte, la patronal Anfaco garantiza la calidad y seguridad del atún en conserva que llega al consumidor. No puede hablarse de «fraude en el sector», dado que el episodio «parece haberse limitado a un reducido número de operadores, que son los que habrían hecho un manejo irresponsable de ciertos aditivos para hacer pasar como fresco un producto que había sido descongelado».

Anfaco dice que «la conserva ha sido totalmente ajena a este suceso y las condiciones higiénico-sanitarias están garantizadas», pues la normativa comunitaria recoge de forma clara y garantista los aditivos permitidos en diferentes alimentos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

Europa amenaza con paralizar todo el mercado del atún congelado en alta mar