La coalición prooccidental gana los comicios legislativos libaneses

Apenas habrá cambios en el Gobierno, ya que cada uno de los 19 credos religiosos tienen atribuidos ministerios


La coalición política prooccidental venció en las elecciones parlamentarias del Líbano celebradas el domingo y revalidó su mayoría frente a la alianza prosiria, liderada por el grupo chií Hezbolá, según el recuento oficial difundido ayer.

La coalición ganadora Fuerzas del 14 de Marzo se hizo con 71 escaños, frente a los 57 obtenidos por la alianza prosiria Fuerzas del 8 de Marzo, en un Parlamento de 128 escaños. Con estos resultados, se mantiene casi el mismo reparto que había en la Cámara desde las legislativas del 2005, cuando las fuerzas antisirias lograron 72 escaños, frente a los 56 que obtuvo la coalición de Hezbolá.

El grupo chií reconoció su derrota e instó a sus rivales a la cooperación, mientras que los seguidores de la coalición del 14 de Marzo salieron a la calle a celebrarlo.

Un total de 3.257.230 votantes estaban convocados a las urnas para elegir a 128 diputados, 64 cristianos y 64 musulmanes, entre unos 580 candidatos. La participación fue de un 52,58%, frente al 44% del 2005.

Como se esperaba, la oposición prosiria ganó en el sur y en una parte del valle oriental de la Bekaa, zonas de mayoría chií. En Beirut, dividido en tres circunscripciones, triunfó la mayoría antisiria con 17 escaños, frente a los dos de la oposición.

En áreas de mayoría cristiana como Kesrouan y Biblos, en el centro, la victoria fue para la Corriente Patriótica Libre, de Michel Aoun, aliado del Hezbolá.

Antes de publicarse el recuento oficial, el dirigente de la mayoría parlamentaria Saad Hariri, hijo del ex primer ministro asesinado, Rafik Hariri, se proclamó vencedor y señaló que era «un gran día para la historia del Líbano democrático». Aún así, subrayó conciliador que no hay «vencedores ni vencidos, ya que solo el Líbano y la democracia son los ganadores».

El druso Walid Yumblat, de las Fuerzas del 14 de Marzo, instó a la formación de un Gobierno de unidad nacional, pero sin derecho a veto, en alusión al actual, en el que la oposición puede bloquear la acción del Ejecutivo.

Según la ley, el Gobierno de Fuad Siniora debe dimitir y, una vez formado el nuevo Parlamento, se elegirá otro jefe del Ejecutivo, que ha de ser suní.

Hezbolá advirtió ayer a la mayoría parlamentaria respaldada por Occidente de que el desarme de su milicia es un asunto que «no se negocia». «La mayoría se tiene que comprometer a que la resistencia sea un tema que no se negocia, a que sus armas sean legítimas y a [considerar] a Israel un enemigo», afirmó el diputado Mohamad Raad. Su compañero Hasán Fadlalah declaró que es necesaria la cooperación entre los grupos políticos. En el país hay 19 comunidades religiosas y apenas habrá cambios en el Ejecutivo, ya que cada credo tiene atribuidas unas carteras ministeriales.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, felicitó ayer a los libaneses por el pacífico desarrollo de la jornada electoral, que demuestra «el deseo de seguridad y libertad» de los ciudadanos. «El pueblo libanés ha mostrado al mundo su valor y la fuerza de su sentimiento democrático», dijo Obama.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La coalición prooccidental gana los comicios legislativos libaneses