Lidia Folgar, nutricionista: «Hay niños con dieta vegana que se alimentan infinitamente mejor»

CARME D. PROL / M. V

SABE BIEN

Nutrición y falsos mitos son dos cosas que parecen ir de la mano. Para desmentir algunos hablamos con una profesional sobre la prohibición de tomar ciertos alimentos en algunas dietas, la alimentación vegana en bebés y niños o el ayuno intermitente

30 ago 2021 . Actualizado a las 09:04 h.

Cada vez se habla más de nutrición y cada vez hay más dudas. Creencias tradicionales se mezclan con mitos que nacen en redes sociales y se expanden. La dietista nutricionista Lidia Folgar se dedica a luchar contra falsos mantras y promover un buen estilo de vida. Además de trabajar en su clínica, especializada en alimentación infantil y en la relación con la comida, se dedica a divulgar sobre hábitos saludables en redes sociales y en televisión. Ha publicado libros como Aprende a comer solo, sobre el método baby-led weaning, o La salud en tu plato, sobre cómo dirigir nuestra alimentación a una rica y equilibrada. Sobre esto último nos da algunas claves, como la importancia de saber interpretar el etiquetado de los alimentos o qué tiene que tener una dieta para ser saludable.

—¿Cuál es la clave de una buena alimentación?

—Tiene que tener presencia de verduras, hortalizas y frutas a diario y la presencia mayoritaria en el plato debe ser de alimentos de origen vegetal mínimamente procesados. Con una presencia muy minoritaria de azúcares añadidos, grasas de mala calidad, harinas refinadas y sal.

—¿Crees que debido a ciertas dietas se demonizaron alimentos como el pan o la pasta?

—Hay muchos mitos derivados de las dietas, en concreto de las dietas milagro. Cada tipo de dieta suele demonizar un grupo de alimentos y las personas que la siguen acaban reproduciendo esos patrones después, evitando alimentos que no son necesarios evitar o incluso sintiendo culpa tras su ingesta. En caso de que queramos consumir pan, que no es imprescindible, lo que hay que hacer es comprar uno que sea bueno, integral y sin azúcares añadidos. En el caso de la pasta lo mismo, intentar que sea integral.