El tomate gallego ya tiene lista de espera

SABE BIEN

ángel manso

Queda menos de un mes para disfrutar del último hallazgo culinario: veinte variedades autóctonas que se han recuperado con tanto éxito que hay lista de espera para algunos

02 oct 2016 . Actualizado a las 17:28 h.

Este fue el verano de los tomates gallegos: el negro de Santiago causó un furor tal que algunos productores tenían lista de espera y lucieron como reclamo en las cartas más cuidadas. Consumidores y cocineros gallegos se han enamorado de estas variedades, por su textura golosa y porque les llegan en su punto, oliendo todavía a huerta, gracias a que apenas han pasado por la nevera, ni por jornadas enteras de viaje en camiones. Toda esta fiebre es fruto de un trabajo, casi de detectivesco, que han realizado en el Centro Investigacións Agrarias de Mabegondo y en el Centro de Formación e Experimentación Agroforestal de Guísamo. Allí llevan seis años contactando con familias que conservaban semillas autóctonas cual si fuera parte de su herencia: en el 2015 editaron una guía en la que identifican a 18, algunos con nombres tan especiales como sus formas o sabores (avoa de Osedo, Amarante, do demo, apementado, convento), ahora ya son más de veinte los que figuran en su banco de simientes.

PACO RODRÍGUEZ

Curiosamente la crisis ha hecho mucho por la recuperación de los tomates gallegos, porque se incrementó como nunca el número de productores, de gente que regresaba a las huertas familiares a plantar tomates para vender y para auto consumo y, en consecuencia, de voluntarios para participar en proyectos como Novos horizontes, gracias al que el centro de Mabegondo creó una red que distribuía las semillas de plantas casi olvidadas. La cooperativa naronesa do Val, por ejemplo, tuvo mucho que ver en el despegue en los supermercados del tomate negro de Santiago, al que se encontró en la huerta de un particular de una aldea de Miño. «Alguén lle enviou a semente de Santiago e como lle gustou así pudo conservarse nunha finca de Leiro. Todos os tomates sobreviviron así: país que os pasaban a fillos», cuentan los productores.

De As mariñas

Alfredo Taboada es uno de los investigadores que ha puesto en valor el pedigrí de los tomates gallegos y explica que el negro es similar al de Crimea. «Fixemos unha recolección de todas esas variedades, moitas derivan de antigas comerciais, por exemplo o tomate negro pode ser unha evolución dun denominado negro de Crimea que se foi adaptando ao gusto e os cultivos de xeración en xeración de agricultores ata convertirse en autóctono co paso dos anos».