La Xunta exige al Gobierno que concrete la inversión del plan estatal del Xacobeo

El Ejecutivo asume que su proyecto, presentado el jueves, es un solo «punto de partida» sin detallar; el lunes las dos administraciones analizarán las partidas


santiago / la voz

Dos años, siete meses y 15 días han pasado desde que Pedro Sánchez escribió su primer tuit en gallego como presidente del Gobierno para comprometerse con las «demandas desta comunidade, tanto en infraestruturas como fronte ó Xacobeo 2021». Desde aquella intervención en las redes, que sirvió de previa a la reunión que mantuvo con Alberto Núñez Feijoo en julio del 2018, las demandas de implicación con ese evento cultural, turístico y religioso han estado en la agenda de los encuentros bilaterales y también en la negociación de los únicos Presupuestos aprobados por el bipartito, sin que se lograse una partida específica.

Este jueves, el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo tomó por primera vez la iniciativa y convocó a las comunidades para presentar el Plan Estatal Xacobeo 2021-2022, en el que se da cuenta de una estrategia que responde en buena medida a las demandas de la comunidad gallega y del Consejo Jacobeo, en el que están representados los territorios más implicados en el Camino de Santiago. Pero el plan, de momento, consiste en una breve presentación digital equivalente a 14 hojas, sin detalles de las acciones que se quieren desarrollar ni del dinero que se va a destinar.

«Solicitamos un compromiso real e partidas concretas», exigen desde la Vicepresidencia primera de la Xunta, que no tuvo oportunidad de intervenir en el encuentro telemático liderado por la ministra Reyes Maroto. El plan «es un punto de partida de trabajo», respondía ayer el ministerio, que solo ha adelantado la intención de suscribir convenios de colaboración con entidades públicas y privadas para financiar un evento que, eso sí, califica como «una apuesta por el modelo turístico que queremos [desde el Gobierno] para el futuro».

 El Ejecutivo gallego ha eludido de momento la carga semántica en su reivindicación de fondos y proyectos palpables, a la espera de que se puedan despejar incógnitas en la reunión que mantendrán este lunes el vicepresidente Alfonso Rueda y el secretario de Estado de Turismo, Alfonso Valdés. En el encuentro tocará desempolvar la propuesta que el propio Feijoo le hizo al anterior ministro de Cultura, José Guirao, que se comprometió a estudiar «uno a uno» los proyectos de rehabilitación para 41 bienes de interés cultural ubicados en las diferentes rutas gallegas del Camino y cuyo coste aproximado rondaba los 70 millones de euros.

Esas actuaciones aparecen ahora de forma genérica como uno de los objetivos del plan estatal, con la disculpa de «convertirlos en sostenibles». Pero la única pista al respecto la dio Maroto hace exactamente un año al alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, al anunciarle que el Gobierno iba a gastar 92 millones, aunque insinuó que esa partida era para toda España.

Otro capítulo es el de la promoción, también comprometida en el proyecto del ministerio. En este punto sí se explaya algo más el plan, al aclarar algunas acciones en el sector de los viajes y los medios, además de adelantar que se hará cargo de las campañas en Europa, Japón, Corea, Estados Unidos y Brasil. La Xunta pide en este caso coordinación y una inversión no inferior a 30 millones de euros con el objetivo de recuperar el turismo internacional en el 2022. Además, tras la ampliación del evento, reclamará que las desgravaciones fiscales para empresas sigan vigentes hasta finales del 2023.

El peor arranque de un año santo: «Es una ruina, todos vivimos del Camino»

manuel varela
Sendero del penúltimo tramo del Camino Francés, a la altura del concello de O Pino, sin peregrinos
Sendero del penúltimo tramo del Camino Francés, a la altura del concello de O Pino, sin peregrinos

La pandemia hunde los negocios que rodean la ruta, con la mayoría de albergues cerrados en el inicio de un Xacobeo sin peregrinos frente a los más de mil que hubo en enero del 2020

A la entrada de la cafetería Marta, en Melide, hay un maniquí con sombrero de ala ancha, esclavina cubriendo los hombros y un bastón del que cuelga una concha de vieira. Es lo más parecido a un peregrino en cientos de kilómetros a la redonda. «Nestes meses non vimos ningún», responde Silvia mientras sirve los últimos cafés dentro del local antes de que las restricciones le obliguen a hacerlo solo en la terraza, donde el termómetro marca 4 grados y las nubes amenazan con lluvia. La pandemia ahoga los comercios del pueblo, donde todo gira en torno al dinero que dejan los peregrinos en su ruta hacia Santiago.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

La Xunta exige al Gobierno que concrete la inversión del plan estatal del Xacobeo