La Voz distingue al Museo do Pobo Galego por su protección y defensa del patrimonio

La oda a las raíces y a la democracia centraron los discursos del acto

;
La Voz distingue al Museo do Pobo Galego por su protección y defensa del patrimonio La oda a las raíces y a la democracia centraron los discurso del acto.

Redacción

La Voz de Galicia entregó este miércoles el Premio Fernández Latorre, instituido en memoria del fundador del periódico y que en su edición número 61 distinguió la labor del Museo do Pobo Galego, institución que desde hace 43 años vela por la divulgación, la protección y la defensa del patrimonio y la cultura como bases de la idiosincrasia gallega. La entidad, que es un referente a nivel nacional, está de doble enhorabuena, dado que será objeto de una ampliación en sus instalaciones de cara al Xacobeo 2021 que lo dotará de nuevos espacios expositivos.

La sólida relación de La Voz a lo largo de sus 137 años de historia con las iniciativas galleguistas quedó patente en el discurso del presidente del Museo, Justo Beramendi, que recogió dos episodios relevantes: la creación de la Biblioteca Gallega y el nacimiento de las Irmandades da Fala en 1916. «Que tanto La Voz de Galicia como o Museo do Pobo Galego poidan traballar durante moitos anos, cada quen no seu eido, polo ben do país», deseó Beramendi.

En su intervención, el presidente de La Voz, Santiago Rey Fernández-Latorre, destacó el orgullo que supone homenajear a una institución que «encarna el alma del pueblo de Galicia», y cuya labor mencionó como «el ejemplo más valioso porque Galicia tiene en su ADN la identidad más enraizada». Tampoco olvidó reclamar soluciones a los problemas más acuciantes para la comunidad, desde el AVE a la necesidad de iniciativas públicas y privadas «para que gran parte de Galicia no termine de vaciarse del todo» y para detener «la ola de emigración juvenil». También quiso referirse el presidente a la necesaria formación de Gobierno tras las próximas elecciones generales frente al «insufrible desgaste a que nos somete el independentismo».

Por su parte, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, destacó que Galicia «é unha democracia ‘sostible’ debido a que ten un pobo e un tecido social que están impregnados de valores democráticos».

«Conserva la cultura que configura el sentir de los gallegos como pueblo»

El acta del jurado expresa lo siguiente: «El Patronato de la Fundación Santiago Rey Fernández-Latorre, constituido en Jurado para fallar el LXI Premio Fernández Latorre, instituido en memoria del fundador de La Voz de Galicia, ha acordado conceder por unanimidad:

El Premio Fernández Latorre en su edición del 2019, dotado con 10.000 euros, al Museo do Pobo Galego.

El jurado ha valorado especialmente el compromiso de esta institución para promover la investigación, la conservación, la divulgación y la defensa de la cultura material e inmaterial de Galicia. Desde su nacimiento en 1976, el Museo recoge y protege el patrimonio histórico y antropológico que configura el sentir de los gallegos como un pueblo. En la actualidad, es un referente de país con proyección de futuro tras aprobarse, recientemente, una ampliación de sus instalaciones que lo dotará de nuevos espacios expositivos en el 2021.

Constituyeron el jurado las siguientes personas: Santiago Rey Fernández-Latorre, presidente de la Fundación; Roberto Blanco Valdés, vicepresidente; Lois Blanco Penas, José María Castellano Ríos, Salomé Fernández-San Julián Martínez, José Luis Vázquez Mariño y Luciano Vidán Martínez, patronos; José Francisco Sánchez Sánchez, patrono y director de la Fundación; José María Arias Mosquera, José Arnau Sierra, Sergio Cancelo Mallo, Manuel Jove Capellán, José Carlos Martínez Pérez, Manuel Sánchez Salorio y Roberto Tojeiro Rodríguez, patronos de honor; Xosé Luís Vilela Conde, director de La Voz de Galicia; y Manuel Areán Lalín, secretario.

El orgullo de una Galicia grandiosa

Representantes de toda la sociedad se reunieron en una fiesta impregnada de sentimiento de galleguidad

sandra faginas

Fue un himno a Galicia. Así lo vivieron los casi doscientos invitados que disfrutaron ayer del caluroso homenaje que recibió el Museo do Pobo Galego en la celebración del 61.º Premio Fernández Latorre. El amor a Galicia, que ya afloró en la primera frase del discurso del presidente de La Voz, enmarcó una reunión en la que abundaron los reencuentros, los abrazos y los momentos emotivos. Tampoco faltaron las reflexiones de contenido político, ante la ausencia forzada del presidente del Gobierno, que tuvo que cancelar en el último momento su asistencia a causa de los graves problemas que tiene que afrontar.

Muy lejos de esas tensiones, el encuentro en La Voz fue en sí mismo un ejemplo de ambiente de concordia y respeto entre representantes de todos los sectores (las finanzas, la empresa, la Justicia, la medicina, la cultura, el deporte...) y todas las ideas. El hilo común que unió a todos los presentes fue la identificación con Galicia y con una de las instituciones más admiradas. Lo agradeció Justo Beramendi en nombre del Museo do Pobo Galego, lo refrendó Núñez Feijoo y lo destacaron en el cóctel, entre otros muchos, Pablo Isla, Ana Pontón, Jorge Mira, Juan Carlos Escotet o la conselleira Fabiola García. En ese entorno distendido, Flora Pérez Marcote recibió la felicitación por el embarazo de su hija, Marta Ortega, en una jornada en la que Galicia fue, una vez más, la auténtica protagonista.

Física y química en una cita con el carácter «vizoso e sereno» de Galicia

;
El homenaje de la sociedad gallega a un símbolo de la tierra La cultura, la política, la sanidad o el mundo de la empresa se dieron cita en la entrega del Premio Fernández Latorre al Museo do Pobo Galego

aNA ABELENDA

El carácter «vizoso e sereno do pobo galego», que señaló el presidente de La Voz en su discurso en la entrega del 61.º Premio Fernández Latorre, definió el clima de una cita con dos museos protagonistas, que afianzaron sus vínculos en la entrega a Galicia.

Arreció fuera, pero la concordia brilló dentro. El bosque de la sociedad y la cultura gallegas, su alma sensible y festeira, floreció en el Museo Santiago Rey Fernández-Latorre, en un cóctel que recibió, de los primeros, a Lara Méndez, alcaldesa de Lugo, y a Sánchez Bugallo, su homólogo en Santiago, que picaron junto al joven alcalde de Muxía, Iago Toba, entre otros temas, de conciliación. «É curioso como os alcaldes galegos se aglutinan», deslizó el físico Jorge Mira. Él fue de los primeros en saludar a Rosario Álvarez, presidenta del Consello da Cultura Galega, y a Ana Pontón, que felicitó con vivo afecto a Justo Beramendi por el laurel al Museo do Pobo Galego («moi merecido», subrayó la portavoz del BNG). Sin situaciones embarazosas, la dulce espera motivó felicitaciones a Ana Pontón, embarazada de cinco meses, y a María Vilas, de Ciudadanos.

«Cando están as institucións, sempre estamos xuntos! Pero eu xa estou en retirada», advirtió Costa Pillado, presidente del Consello Consultivo, junto a la valedora do pobo, Dolores Fernández Galiño. Inés Rey, alcaldesa de A Coruña, también disfrutó del cóctel. Las conselleiras querían foto juntas, y antes que al selfi recurrieron a Vázquez Almuiña, de Sanidade. Carmela Silva, presidenta de la Diputación de Pontevedra, puso la chispa al pedir posado con el alcalde de Vilagarcía, Alberto Varela: «Deixade ao meu lado ao alcalde máis guapo de Galicia!».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

La Voz distingue al Museo do Pobo Galego por su protección y defensa del patrimonio