Tres frentes judiciales abiertos en Galicia contra la familia de Franco

Carlos Punzón
Carlos Punzón VIGO / LA VOZ

ESPAÑA

Imagen del pazo de Meirás, situado en el municipio coruñés de Sada
Imagen del pazo de Meirás, situado en el municipio coruñés de Sada ANGEL MANSO

El Gobierno reclama la devolución del Pazo de Meirás, la casa Cornide en A Coruña sigue la misma vía y se mantiene el pleito por las estatuas del Pórtico de la Gloria

27 sep 2019 . Actualizado a las 23:05 h.

El testamento familiar de Francisco Franco, firmado por el dictador en 1968, dejó ordenado que le fuesen entregados a cada uno de sus siete nietos dos millones de pesetas de la época (12.000 euros) y a su mujer y a su hija los bienes inmobiliarios registrados a su nombre: el pazo de Meirás y el palacio del Canto del Pico (Torrelodones).

Pero la lista de bienes de la familia era mucho mayor, tanto que de ese patrimonio han seguido beneficiándose los descendientes del militar golpista. La legitimidad de parte de ese patrimonio, que algunos especialistas en el generalísimo llegaron a valorar en mil millones de pesetas de los setenta (6,01 millones de euros), ha sido cuestionada desde su muerte, al aducirse tratos de favor, presiones y retorcimientos de la legalidad para que quedasen registrados bajo el apellido Franco.

Galicia se ha puesto en cabeza a la hora de reclamar la devolución para el bien común de parte de esos bienes: desde el pazo de Meirás, que acompañó la figura del generalísimo en sus visitas estivales a Galicia, a la casa Cornide en A Coruña, las figuras del Pórtico de la Gloria de Abraham y Isaac, o dos pilas medievales de la iglesia de San Xulián de Moraime (Muxía) forman los frentes abiertos a los Franco en la comunidad, que ya en 1979 vieron como su apellido perdía poder en la tierra donde nació el dictador al acordar el gobierno municipal de Ferrol dejar de pagar la luz, teléfono, contribución, conserjería y otros servicios de la casa familiar de la calle María.