Sánchez podría gobernar sin necesitar ni al PNV ni a los independentistas

Al PSOE le bastaría con C's o Podemos, según el CIS; y PP, C's y Vox no sumarían


La Voz / Madrid

El PSOE ganaría cómodamente las elecciones generales doblando prácticamente en diputados al PP, y Pedro Sánchez está cada vez más cerca de poder ser investido presidente del Gobierno sin necesitar el apoyo de los partidos independentistas. Según la macroencuesta preelectoral realizada por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), los socialistas tendrían en su mano alcanzar la mayoría absoluta con Unidas Podemos o con Ciudadanos y el PSOE puede obtener incluso más escaños que la suma de populares y naranjas juntos.

El estudio ofrece unas horquillas demasiado amplias como para establecer definitivamente ese escenario, pero constata que, a pesar de descender ligeramente en la estimación de voto respecto al último barómetro, el PSOE obtendría entre 123 y 138 escaños, con un 30,2 % de los sufragios, frente al 33,3 % que se le asignaba en el estudio del pasado mes de febrero. Esa ligera pérdida se compensa para la izquierda con un repunte de Unidas Podemos, que obtendría entre 28 y 34 escaños, a los que habría que sumar los 5-7 de en Comú Podem y los entre uno y dos que el estudio adjudica a Compromís. Aun así, Unidas Podemos y sus confluencias sufren también un fuerte castigo, pues perderían casi la mitad de sus diputados.

El PP perdería 61 escaños

Con esos datos, en el mejor de los escenarios los socialistas podrían llegar a la mayoría absoluta con Unidas Podemos, En Comú Podem y Compromís alcanzando 181 escaños, sin necesidad de recabar siquiera el apoyo del PNV. La suma del PP (66-76), Ciudadanos (42-51) y Vox (29-37) se quedaría sin embargo, en el escenario más propicio para la derecha, en 164 diputados, que sumados a los dos que obtendría en Navarra Suma, la coalición entre UPN, PP y Ciudadanos en la Comunidad Foral, alcanzaría los 166, lejos de la mayoría absoluta. En el peor de los casos, los tres partidos del bloque de derechas se quedarían en 137 diputados. El descalabro del PP de Pablo Casado que aventura el CIS sería histórico: alcanzaría solo un 17,2 % de los votos y perdería, en la mejor estimación, 61 escaños de los 137 que obtuvo Rajoy en las generales del 2016.

La victoria del PSOE le situaría en una cómoda posición a la hora de elegir socios de Gobierno, pudiendo escoger hasta tres opciones diferentes. La primera sería hacerlo con Unidas Podemos, con o sin el PNV en la ecuación. Otra sería la de gobernar con Ciudadanos, lo que daría una suma de 189 escaños en el lado más alto de la horquilla para ambas formaciones, aunque los de Rivera insisten en que no pactarán con Sánchez. Y una tercera sería hacerlo con Unidas Podemos y ERC, que alcanza los 17-18 escaños frente a los nueve que tiene en este momento. Esa triple alianza podría llegar hasta los 199 diputados en el lado más alto de sus respectivas expectativas.

La victoria del PSOE le situaría en una cómoda posición a la hora de elegir socios de Gobierno, pudiendo escoger hasta tres opciones diferentes. La primera sería hacerlo con Unidas Podemos, con o sin el PNV en la ecuación. Otra sería la de gobernar con Ciudadanos, lo que daría una suma de 189 escaños en el lado más alto de la horquilla para ambas formaciones, aunque los de Rivera insisten en que no pactarán con Sánchez. Y una tercera sería hacerlo con Unidas Podemos y ERC, que alcanza los 17-18 escaños frente a los nueve que tiene en este momento. Esa triple alianza podría llegar hasta los 199 diputados en el lado más alto de sus respectivas expectativas.

La distribución de escaños en las circunscripciones pequeñas hace que exista una gran diferencia en número de actas entre C’s, Podemos y Vox, que sin embargo se disputan la tercera posición por un margen muy estrecho. Los de Albert Rivera estarían en un 13,6 %, seguidos del partido de Iglesias, con un 12,3 %, y de la extrema derecha de Abascal, que irrumpiría con entre 29 y 37 diputados y un 11,9 % de los sufragios, duplicando el 5,9 % que el CIS le atribuía en febrero. Ello hace que pequeñas variaciones al alza o a la baja entre las tres formaciones pueda traducirse en un vuelco en sus resultados. La caída del PP sería especialmente acusada en Cataluña, en donde el CIS le atribuye un único escaño en Barcelona, viéndose superado por Vox, que obtiene tres, también en Barcelona. El PSC pasa de 7 a 12-14 diputados. El crecimiento de ERC se produce a costa del partido de Carles Puigdemont, que se quedaría en 4-5 actas respecto a las ocho actuales y Ciudadanos perdería también una de sus cinco actas.

;
El CIS vuelve a hacer reaccionar a los políticos Diferencia de opiniones según el resultado. El PSOE casi le dobla en escaños según la encuesta y el líder del PP lo ha comparado con la multiplicación de los panes y los peces o con la cocina de Ferran Adriá.

PP, C’s y Vox no se lo creen

Ni PP, ni C’s ni Vox se creen la encuesta de Tezanos. Casado ve el CIS «un laboratorio culinario que ni Ferran Adrià. Me da la risa». Para Ciudadanos, la encuesta es «una broma». En el PSOE piden no confiarse y remiten al CIS previo a la pérdida del Gobierno andaluz y en Unidas Podemos llaman a la prudencia ante un escenario «muy abierto».

De los 14.000 encuestados que votarán, 6.000 aún no saben a quién

Pese a la amplísima muestra del sondeo preelectoral del CIS, que alcanza las 16.194 entrevistas presenciales, los resultados podrían variar notablemente debido a que a solo 20 días de los comicios existe todavía una altísima cifra de ciudadanos indecisos. De entre el 76,3 % de quienes tienen ya totalmente decidido que acudirán a las urnas y el otro 10,3 % que dice que «probablemente» lo harán, un 41,6 % de ellos no tiene aún claro a qué partido van a dar su apoyo. Eso implica que de los algo más de 14.000 encuestados que contestan que tienen previsto votar, hay casi 6.000 que no han decidido todavía a qué formación política escogerán. La cifra de ciudadanos indecisos con la campaña a punto de comenzar es sensiblemente superior a la de anteriores comicios. En el año 2016, ese porcentaje era a estas alturas del 32,4 %, más de nueve puntos por debajo del de este sondeo. Esa cifra tan alta de españoles que no tiene decido su voto puede provocar grandes cambios en las resultados de las elecciones en función de lo que suceda en la campaña electoral. Entre el 41,6 % que se muestra todavía indeciso, un 11,9% duda entre votar al PP o a Ciudadanos; un 9,1 % entre el PSOE y Unidas Podemos, un 8,9 % ente el PSOE y Ciudadanos y un 3,1% entre el PP y Vox. Solo un 6,2 % tiene ya completamente decidido que no acudirá a las urnas el 28 de abril.

Todos los líderes de los partidos suspenden y empeoran además su valoración

Los líderes de los cinco partidos con más apoyos, según el CIS, han empeorado su nota respecto al último barómetro, en el que todos obtenían ya un suspenso. El socialista Pedro Sánchez vuelve a ser el mejor valorado, con un 4,1 sobre 10, dejándose así dos décimas respecto al 4,3 anterior. Le sigue Albert Rivera, líder de Ciudadanos, con un 3,7, cuando en febrero obtenía un 3,5. Pablo Casado, líder del PP, es tercero, con una nota de 3,3, inferior al 3,6 del anterior sondeo. Los peor valorados son el líder de Podemos, Pablo Iglesias, con un 3,1, perdiendo una décima, y Santiago Abascal, de Vox, con un 2,6. Un 28,8 % preferiría que el presidente del Gobierno fuera Pedro Sánchez, mientras que un 13,2 % opta por Albert Rivera. Solo un 10,9 % de los encuestados preferiría que el próximo jefe del Ejecutivo fuera Pablo Casado. En el caso de Pablo Iglesias, son solo un 6,2 % los que optan por él como su presiente del Gobierno. Una cifra que en el caso de Santiago Abascal se reduce al 3,6%.

La batalla gallega

En Galicia el CIS pronostica que el PSOE sería la primera fuerza. Los socialistas lograrían entre 9 y 10 escaños. El PP, hegemónico en casi todos los procesos electorales en la comunidad, conseguiría 8 y 9.

La división de la izquierda rupturista galaica ha tenido consecuencias para En Marea, que se queda sin representación, y da premio a Antón Gómez Reino y a Yolanda Díaz. Si se cumple la predicción, conseguirían sendas actas por A Coruña y Pontevedra bajo el paraguas de Unidas Podemos. Ciudadanos también obtiene dos diputados, por A Coruña y Pontevedra. Y Vox logra que su número uno por A Coruña pueda sentarse en el Congreso.    

La polémica que rodea al CIS

El CIS lanza su estudio preelectoral envuelto en una controversia casi permanente desde que José Félix Tezanos asumió la presidencia tras la llegada de Pedro Sánchez al palacio de la Moncloa. El dirigente socialista cambió la periodicidad y los métodos de los barómetros. Las encuestas se convirtieron en mensuales. Dejaron de ofrecer estimación de voto (datos cocinados para corregir errores y sesgos) y se limitaron a recoger la intención de voto (agregando las respuestas directas de los encuestados), lo que generó suspicacias entre otros expertos demoscópicos. Y colocaron al PSOE en la posición de líder, muy por delante de sus rivales. 

El barómetro de febrero del CIS pintaba el siguiente panorama: Victoria aplastante del PSOE, recuperación del PP que le aupaba al segundo puesto y declive de Ciudadanos, Podemos y hasta de Vox. Todas las encuestas señalan una victoria del PSOE y una fuerte caída de Podemos. También dibujan un escenario complicado para formar mayorías. A partir de ahí, empiezan las divergencias.

Estudios como el de Sondaxe del 24 de marzo colocan a Vox como tercera fuerza, por delante de Ciudadanos y por detrás de un PP que perdería casi 60 escaños. Otros sondeos más recientes apuntan a un demarraje de los socialistas (al borde de las 140 actas), a la recuperación del partido de Casado como líder indiscutible del frente de derechas y a un posible pinchazo de Vox en lo que parecía un ascenso vertiginoso

Lo que dicen otras encuestas

Las encuestas de intención de voto continúan ofreciendo un panorama sin mayorías para el 28 de abril. El PSOE mantiene su ascenso en los sondeos, en los que aparece como la formación vencedora ante un Partido Popular incapaz de alcanzar el centenar de diputados. El problema para Pedro Sánchez está en la estimación de representantes para Unidas Podemos. El regreso de Pablo Iglesias de su baja de paternidad no ha surtido el efecto esperado y su partido sigue hundiéndose en los sondeos. La suma de ambos en un bloque de izquierdas es insuficiente para optar a la mayoría absoluta en el Congreso.

Entre los cinco sondeos publicados este fin de semana en periódicos nacionales, PSOE y Unidas Podemos se quedan a menos de diez diputados de los 175 congresistas en dos de ellos. Sánchez precisaría así del apoyo de los partidos independentistas catalanes para mantenerse en la Moncloa.

;
El PSOE advierte de la importancia de los indecisos pese al buen resultado del CIS «Hay muchos españoles que aún no han tomado una decisión».
;
Casado se ríe del CIS que da mayoría absoluta a PSOE y Podemos «Han cambiado la cocina de la cocina...Es la multiplicación de los panes y los peces».
;
Iglesias: «Estamos más cerca que nunca de formar parte de un gobierno» Pide al PSOE «que no mienta» sobre las cloacas: «No queremos atacarles. Estamos dispuestos a trabajar...para limpiar las instituciones de basura».

Sánchez veta el careo con Casado y se plantea excluir a Abascal del debate

Fran Balado

Ferraz estudia las ventajas y los inconvenientes de dar voz a los ultraderechistas

Pedro Sánchez rechaza el cara a cara en televisión con Pablo Casado. El candidato del PSOE a las elecciones del 28 de abril no se sentará a debatir frente al jefe de la oposición, al entender que significaría reforzarlo y concederle la corona de líder dentro del bloque de derechas, cuando su estrategia pasa precisamente por lo contrario: atomizar el voto entre PP, Ciudadanos y Vox.

Todavía no existe confirmación oficial de que Sánchez dejará su silla vacía. Los socialistas, favoritos en todas las encuestas y acorde con su estrategia electoral de parar el reloj todo lo posible durante esta campaña en la que confían que hasta el día de las elecciones no transcurra nada más que el tiempo, no oficializarán su anuncio hasta entrada esta semana, pero fuentes del comité electoral han confirmado a la Ser que el mano a mano con Casado planteado por Mediaset aceptado por el líder popular está totalmente descartado.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
23 votos
Comentarios

Sánchez podría gobernar sin necesitar ni al PNV ni a los independentistas