El aval de los sindicatos a un ERE no es obstáculo para impugnar los despidos

Gabriel Lemos REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

PEPA LOSADA

El Constitucional corrige al Supremo y avala que los afectados puedan recurrir

28 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Los trabajadores afectados por un despido colectivo tienen derecho a impugnar las causas alegadas por la empresa para acometer ese expediente de regulación de empleo, incluso cuando el ajuste de plantilla haya sido pactado con la representación legal de los trabajadores.

Así lo establece el Tribunal Constitucional tras estudiar el caso de unos empleados del ayuntamiento madrileño de Ciempozuelos que, tras verse afectados por un ERE en el 2013, decidieron recurrir sus despidos en los tribunales, cuestionando que las causas organizativas y productivas alegadas por el consistorio eran falsas. Sin embargo, su reclamación fracasó, primero en los juzgados de lo social y luego en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que rechazó el recurso alegando que cuestionar un ERE que cuenta con el visto bueno de los representantes de los trabajadores supondría no solo cuestionar la actuación de los mismos, sino contradecir el principio general del derecho laboral de que los actos de estos representantes repercuten en la esfera jurídica de los trabajadores en cuyo nombre negocian.

Hasta ahora, de forma general, solo si el ERE finalizaba sin acuerdo y no había una impugnación colectiva se permitía el recurso individual de los afectados. En caso contrario, era necesario probar fraude, dolo, coacciones o abuso de derecho para poder tumbar el ajuste laboral, sin poder entrar casi nunca a discutir las causas económicas u organizativas.