«No puedo salir cada dos horas por el coche»

El malestar se ha instalado entre los trabajadores del Ensanche por la aplicación del límite de permanencia en la ORA y por el temor a que se le escape la clientela por falta de alternativas