Así se echa a perder una cartera de pedidos de 900 millones

La junta de accionistas de Barreras cesó a García Costas como presidente del astillero. A pesar de la cartera de pedidos, afronta momentos muy delicados por los sobrecostes, los retrasos y deudas con los proveedores


Redacción

José García Costas pasará a la historia de Hijos de J. Barreras por haber sido el presidente que ha logrado contratar la mayor cartera de pedidos de un astillero privado español. Pero también por liderar una errática gestión que ha estado a punto de echar a perder contratos firmados por valor de 900 millones de euros.

Dicen los expertos del sector que si The Ritz Carlton tiene voluntad de acabar en Barreras sus pedidos, algo que a día de hoy es una incertidumbre, el astillero podría enderezar el rumbo, y no sería la primera vez.

Costas, presente en el accionariado de la compañía desde hace 20 años, llegó a la presidencia tras la salida del concurso de acreedores de la empresa en el año 2013. Con su socio de siempre, la naviera Albacora, lanzó una ampliación de capital que dio entrada a la petrolera Pemex y a un sinfín de promesas de pedidos que se quedaron en un flotel.

Costas, empresario del naval y dueño de compañías pujantes en el sector como el grupo Emenasa o Baliño, es un gran conocedor del sector, pero la gestión del mayor astillero de España no es cosa menor, y por momentos se le puso en contra. Tras el fiasco de las promesas incumplidas de Pemex, sus presupuestos a la baja y a la desesperada para conseguir carga de trabajo acabaron conquistando a The Ritz Carlton, que confió en el histórico buen hacer de factoría para adjudicarle nada menos que su primera flota. Otro error de los gestores de Barreras fue aceptar los pedidos de Havila, una naviera inexperta en el segmento de cruceros, que falló en los pagos y hasta en el diseño de los barcos. Dos cruceros más que tampoco tienen fecha de entrega.

Costas deja Barreras con 100 millones de agujero en el crucero de Ritz Carlton

M. Sío Dopeso

Pone a la venta su 25 % y sale forzado por Pemex de un astillero asfixiado en deudas

No es que a Pemex le importe mucho el futuro de Hijos de J. Barreras. Más que nada porque hace meses que decidió vender su parte del astillero. Pero The Ritz Carlton requirió su apoyo, y la petrolera mexicana hizo valer su mayoría accionarial (el 51 %) para desalojar de la presidencia a José García Costas y a su equipo de alta dirección.

La compañía estadounidense que ha acabado destituyendo a Costas es el mayor cliente del astillero, y se considera la principal víctima de una gestión fallida, que ha puesto en peligro no solo a la empresa naval, sino a la nueva división de cruceros creada por el gigante hotelero.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Así se echa a perder una cartera de pedidos de 900 millones