El auditor de The Ritz Carlton pilla durmiendo a 20 obreros portugueses en el turno de noche de Barreras

M. S. D. VIGO / LA VOZ

ECONOMÍA

XOAN CARLOS GIL

Había otros empleados de la subcontrata viendo una película en el móvil o pescando. Alegaron que en ese momento no tenían carga de trabajo, pero el astillero rescindió el contrato con la empresa

27 sep 2019 . Actualizado a las 20:29 h.

Un barco de 190 metros de eslora, más de 30 metros de altura, y capacidad para llevar a bordo a más de 500 personas (284 pasajeros) es lo suficientemente grande como para perderse o para campar por él sin temor a ser descubierto. Y más si es por la noche.

Eso es lo que debieron de pensar los trabajadores de una empresa portuguesa subcontratada por Barreras para trabajar en el interior del crucero para The Ritz Carlton, durante el turno de noche activado por el astillero para tratar de acelerar una construcción que acumula varios meses de retraso.

De otro modo, es difícil explicar la escena que relata la auditoría encargada por la armadora del barco (la compañía estadounidense) para conocer el estado de ejecución de la obra.