El auditor de The Ritz Carlton pilla durmiendo a 20 obreros portugueses en el turno de noche de Barreras

Había otros empleados de la subcontrata viendo una película en el móvil o pescando. Alegaron que en ese momento no tenían carga de trabajo, pero el astillero rescindió el contrato con la empresa


Vigo / La Voz

Un barco de 190 metros de eslora, más de 30 metros de altura, y capacidad para llevar a bordo a más de 500 personas (284 pasajeros) es lo suficientemente grande como para perderse o para campar por él sin temor a ser descubierto. Y más si es por la noche.

Eso es lo que debieron de pensar los trabajadores de una empresa portuguesa subcontratada por Barreras para trabajar en el interior del crucero para The Ritz Carlton, durante el turno de noche activado por el astillero para tratar de acelerar una construcción que acumula varios meses de retraso.

De otro modo, es difícil explicar la escena que relata la auditoría encargada por la armadora del barco (la compañía estadounidense) para conocer el estado de ejecución de la obra.

Despedidos

Según el informe, que ha trascendido por distintas fuentes laborales del astillero, el auditor (el jefe de proyecto sueco designado por The Ritz Carlton) cuenta que durante la inspección realizada en el buque durante la noche encontró a una veintena de trabajadores durmiendo a bordo durante su turno de trabajo.

Los obreros eran portugueses y estaban contratados por una auxiliar lusa, Irontec Industria Naval, con sede en Setúbal, especializada en mecánica, tubería y calderería.

Los trabajadores fueron llamados al orden. Pero no quedó ahí la sorpresa del auditor sueco, que en otra estancia del buque se topó con otro grupo de trabajadores de esta misma subcontrata viendo una película en un dispositivo móvil, mientras otros obreros pescaban caña en mano en el costado del barco que queda oculto a la vista desde tierra.

En su defensa, los operarios alegaron la ausencia de carga de trabajo en el momento en que fueron sorprendidos, aunque desde la dirección del astillero ya se han tomado medidas.

La primera decisión ha sido la rescisión del contrato de Irontec que, según fuentes próximas a Barreras, desde ayer ya no trabaja en el astillero.

La segunda decisión adoptada también ayer ha sido la cancelación del turno de noche, dadas las circunstancias y las incertidumbres que rodean el proyecto.

Fuentes sindicales consultadas aseguran que lo ocurrido es anecdótico, y desvinculan este comportamiento de la subcontrata lusa con el buen hacer de la gran mayoría de las empresas auxiliares, tanto gallegas como extranjeras.

Aclaran, sin embargo, que situaciones así solo son comprensibles si no existe un buen control de la producción a bordo del barco, algo que sí podría estar pasando en el crucero.

Falta de control

Así lo detecta la auditoría de The Ritz Carlton, en la que se habla, según fuentes que han tenido acceso a su contenido, del nulo control de la actividad a bordo durante el turno de noche.

El crucero arrancó su construcción en enero del 2018 y su fecha de entrega está prevista en el contrato para noviembre de este año. Sin embargo, los trabajos en el buque avanzan a un ritmo mucho más lento de lo estipulado, y la nueva planificación prevé su acabado antes del mes de mayo.

Hay un segundo buque de idénticas características en cartera, cuya puesta de quilla estaba prevista para antes de que finalice este año, pero este pedido ha dejado de estar en los planes inmediatos del astillero.

Banca y acreedores cercan a Barreras: o ampliación de capital o preconcurso

M. Sío Dopeso

El accionariado deja solo a Costas y The Ritz Carlton amenaza con llevarse el crucero

Hace poco más de ocho años, en junio del 2011, Barreras solicitó concurso voluntario de acreedores con una deuda de 78 millones de euros, una suma inferior a la que el astillero tiene que hacer frente en estos momentos para evitar que la historia se repita.

La situación es muy distinta. En el 2011, la compañía no tenía ningún buque en cartera y la dura crisis del tax lease empezaba a enseñar los dientes. Ahora, Barreras tiene un volumen de pedidos inédito en su historia, valorado en más 900 millones de euros, volcado en el segmento de los cruceros, que se ha convertido en una manzana envenenada para el astillero.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
31 votos
Comentarios

El auditor de The Ritz Carlton pilla durmiendo a 20 obreros portugueses en el turno de noche de Barreras