El ejemplo de empresa que muere de éxito

Pórtico entró en liquidación.
Pórtico entró en liquidación.
la voz

Pórtico es el paradigma de empresa que termina muriendo de éxito. Desde que en 1994 abrió la puerta de la primera tienda en Vigo sus números no pararon de crecer. En el 2006 superó los 100 millones de facturación y llegó a dar empleo a 700 personas. Era tal la avalancha de pedidos que su almacén se quedó raquítico, lo que les obligo alquilar naves del entorno. Para entonces, las tiendas ya superaban la treintena, con una larga lista de clientes mayoristas.

Los responsables de la firma de decoración decidieron que era el momento de racionalizar la logística e invirtieron en uno de los robots más sofisticados del mercado. Un pool bancario corrió con la financiación de los más de 20 millones que costó. Lo que no imaginaron es que al mismo tiempo que remataban la obra de ingeniería en Mos (Pontevedra) se estrenaba una crisis sin precedentes y, de paso, el final de la historia de éxito. Con más de 50 millones de deuda, el pasado mayo, después de aprobar un duro plan de viabilidad logró superar el concurso de acreedores, pero la esperanza apenas duró 6 meses. El 4 de noviembre entró en liquidación. De momento, ningún inversor ha hecho una oferta para quedarse la firma.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El ejemplo de empresa que muere de éxito