El WhatsApp salva a la UNED Sénior

Los 260 alumnos mantienen el ritmo de las lecciones gracias al reenvío masivo de ejercicios grabados

Clase de gimnasia grabada. Durante el confinamiento, las alumnas reciben la grabación y repiten los ejercicios en casa
Clase de gimnasia grabada. Durante el confinamiento, las alumnas reciben la grabación y repiten los ejercicios en casa

Aranga / La Voz

«Pues aquí me pillas, repasando el dolmen de Dombate». Maricarmen López tiene 76 años y vive en Paderne. La llamada de La Voz le interrumpe su clase de Historia, que recibe vía WhatsApp por culpa de la pandemia del coronavirus. Maricarmen es una de las alumnas de la Universidad a Distancia Sénior, con 260 aplicados estudiantes repartidos por concellos como Aranga, Irixoa Paderne, Monfero, Guitiriz, Xermade, Padrón o Lousame. Como la mayoría son población de riesgo ante el coronavirus, el coordinador del curso, el sacerdote Luis Ángel García Patiño, ha preparado junto con los profesores, las correspondientes plataformas para que sigan estudiando desde sus casas. En los primeros días se han multiplicado los vídeos de repaso, recordando momentos vividos en excursiones, como la que estaba disfrutando Maricarmen al dolmen de Dombate, adonde acudieron con el profesor de Historia, el intelectual Felipe Senén. «Ese hombre es maravilloso, lo explica todo tan bien, no te imaginas lo que sabe ese hombre», explica esta vecina de la parroquia de Souto, y que está apuntada, además de a Historia, a clases de Música, Medicina, Informática y Gimnasia a través de la música. «Y todo por el teléfono, el ordenador ya ni lo enciendo».

 Precisamente acaba de llegar otro vídeo de repaso subido a YouTube, un curso servido por Silvia Cerame, con el que invitan a seguir bailando, por ejemplo merengue, pasodoble, o bachata, «y al terminar hay que hacer relajación muscular». Ahí, con el vídeo grabado en las aulas de Paderne o Momán, los alumnos pueden repasar los pasos del baile y «quemar calorías».

Desde Curtis

A unos 40 kilómetros de la casa de Carmen, otra alumna, Mercedes Vázquez, también repasa un vídeo de Felipe Senén, esta vez sobre la historia de la catedral de Santiago. También el WhatsApp de su teléfono echa humo durante el confinamiento, pero ella lo agradece. «Os vídeos poden durar 20 minutos e son unha marabilla», explica esta vecina de Curtis, en cuya vivienda sus familiares son testigos de sus evoluciones en la asignatura de música siguiendo las instrucciones del profesor Fran Cupeiro (director de la Escuela de Música de Guitiriz), con quien se reunían una vez al mes. «Pero agora hai que facelo así, por sorte aquí na casa teño Wifi, banda ancha…», y así puede recibir las partituras para avanzar en los cursos de acordeón, canto y pandereta. Otros profesores que dirigen a estos veteranos estudiantes son Marcelino Mosquera y Marián Sánchez Rodríguez (para temas de salud y envejecimiento), Carmen Freire (alimentación), Fernando Docampo (música popular), o Ramón Loureiro (literatura y periodismo).

Una vez al mes los alumnos de música suelen reunirse bajo la dirección del profesor Fran Cupeiro
Una vez al mes los alumnos de música suelen reunirse bajo la dirección del profesor Fran Cupeiro

El dedo pulgar del cura de Xestoso no para estos días. Pero el coordinador de la UNED Sénior se debe en cuerpo y alma a sus alumnos y la interrelación es constante. «Todos los días les envío vídeos de actividades que hemos hecho, todo lo tenemos grabado, y así pueden ir repasando mientras los profesores prepara nuevos contenidos, sé que están muy activos y les gusta recordar experiencias vividas todos juntos, esperemos que pronto nos podamos volver a reunir y compartir los cursos de forma presencial», señala el sacerdote Luis Ángel García Patiño, quien no olvida destacar lo más importante de toda esta extraña situación: «Todos están bien de salud».

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
0 votos
Comentarios

El WhatsApp salva a la UNED Sénior