El plan estrella de las viviendas sociales del gobierno local se estrella en los juzgados

El afín a la Marea asegura que invirtió el dinero recibido por la venta de dos inmuebles en A Coruña en un piso en Barcelona y, como los demás propietarios, rechazó revertir las compras


A Coruña / La voz

En el año 2017 el gobierno local puso en marcha uno de sus planes más relevantes para el mandato. Se trataba de un proyecto para adquirir por parte del consistorio viviendas usadas, restaurarlas revitalizando el barrio y alquilarlas con rentas sociales. El plan empezó a torcerse cuando solo se aprobó la compra de seis inmuebles en toda la ciudad para tal fin, y se truncó definitivamente cuando la oposición denunció que el gobierno local había comprado dos de esos seis pisos a un firmante del manifiesto fundacional de la Marea, Toni Lodeiro. Se trata, además, de locales que no cumplían con los requisitos del concurso. Durante semanas el gobierno local negó irregularidad alguna y cargó contra la oposición. Finalmente el caso acabó en el Consello Consultivo, que anuló la compra de los inmuebles al afín de la Marea y que ahora acaba de anular dos más. Se prevé que otro seguirá el mismo camino. El plan de vivienda, finalmente, se quedó reducido a la compra de un único apartamento y con visos de seguir judicializado. 

Las últimas anulaciones

Dos pisos incorrectamente registrados. Tras quedar claras las causas de nulidad de la compra de los dos primeros inmuebles, el gobierno local decidió enviar al Consultivo otros tres más que no cumplían con la convocatoria. Tras negar toda irregularidad, los de Ferreiro acabaron por aceptar que las había en cinco de las seis transacciones aprobadas y pagadas. Los que ahora anula el Consultivo son los situados en la calle Fe y en Almirante Mourelle, en su caso porque no estaban convenientemente registrados como se establecía en las bases. 

El dinero

Al juzgado. Tanto Lodeiro como los vendedores de los inmuebles ahora anulados cobraron en el 2017 el dinero correspondiente. Lodeiro percibió en torno a 145.000 euros y los otros dos propietarios algo más de 51.000 euros en cada caso. Por el piso de la calle Barrera se pagaron 69.000, y 64.000 más por el único que se compró legalmente, el del Ventorrillo. El problema es que tanto Lodeiro como los dueños de las compras ahora anuladas rechazan devolver el dinero.

Lodeiro indicó que le resulta imposible hacerlo porque lo invirtió en la adquisición de otra vivienda en Barcelona. Lo más probable es que todos esos casos acaben en el juzgado para que dirima si finalmente tienen que devolver la cantidad cobrada o no. Todos ellos recibieron el visto bueno del Ayuntamiento para la operación y esta no se anuló hasta meses después por errores atribuibles únicamente al consistorio, que no comprobó lo que estaba comprando o dio validez a expedientes que no la tenían. 

La fiscalía

No hay delito. En el caso de los pisos la oposición en bloque criticó duramente la Marea tanto por el fracaso en la puesta en marcha del plan de vivienda como por el hecho de que la tercera parte de los fondos destinados a ese plan acabasen en manos de una persona afín al partido en el gobierno local de A Coruña. El PP llevó el caso a la Fiscalía porque entendía que se había cometido un delito. Ya antes lo había hecho con el caso de la cárcel. Por este último sigue investigada -la antigua figura del imputado- la edila Claudia Delso, pero en el de los pisos el fiscal no apreció indicios de delito. 

Incumplimientos

Ni medidas ni ventanas. Las bases del concurso establecían que las viviendas que comprase el Ayuntamiento tenían que tener una altura mínima, estar correctamente registradas a nombre de los vendedores y poseer ventanas en todas las habitaciones a la vía pública, entre otras cosas. María Pita dio por válidos pisos que no tenían la superficie mínima exigida. Uno de los de Lodeiro medía 2,48 metros de altura cuando lo pedido eran 2,50 y otro no tenía ventana a la calle. En todos los casos el Consello Consultivo apreció causas de nulidad de pleno derecho. 

Pisos Sociales

Uno en todo el mandato. El Ayuntamiento de A Coruña tenía, a principio del mandato, 403 pisos en propiedad para alquileres sociales. Hoy tiene solo uno más. La falta de vivienda pública coincide en un momento en el que los precios de los alquileres han subido significativamente y en que el acceso a un piso para los jóvenes resulta especialmente complicado. A principios de mandato la Marea anunció que construiría cien en el Ofimático, pero ese plan quedó también aparcado.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El plan estrella de las viviendas sociales del gobierno local se estrella en los juzgados